Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Servicios

Mendoza ve un sinsentido dejar a la EMT fuera de la tarjeta monedero de FGV

El concejal de Circulación de Valencia recuerda a la Generalitat que el bus urbano mueve 84 millones de viajeros

Mendoza ve un sinsentido dejar a la EMT fuera de la tarjeta monedero de FGV

Mendoza ve un sinsentido dejar a la EMT fuera de la tarjeta monedero de FGV

La decisión de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) de unificar todos sus bonos en una única tarjeta monedero ha cogido con el pie cambiado al Ayuntamiento de Valencia. El concejal de Circulación y presidente de la EMT, Alberto Mendoza, aseguró ayer que no tenía noticia, antes de que ayer lo publicase este diario, de la medida. El ayuntamiento no ha sido informado, si bien el concejal confió en que FGV se pongan en contacto con el consistorio para incluir a la EMT en esta tarjeta. Lo contrario, aseguró Mendoza, «no tiene sentido». La EMT, recordó el concejal «está movimiento 84 millones de viajeros, mientras que FGV mueve 56». «Si estamos hablando de una tarjeta para el área metropolitana no tiene sentido que no esté la EMT». «Espero que pese a no haber sido informados, al final tengan en cuenta a la EMT», destacó Alberto Mendoza.

Quien no quiso pronunciarse en lo que podría entenderse como un nuevo desplante del Consell al «cap i casal» fue la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quien ayer aseguró que no estaba informada de esta medida. Tras la presentación de una campaña comercial en el Salón de Cristales y a preguntas de los periodistas, la alcaldesa no quiso entrar en consideraciones sobre la nueva tarjeta monedero de FGV porque dijo desconocerla.

Que la EMT haya quedado fuera de la tarjeta monedero denota la falta de entendimiento y coordinación entre las dos principales empresas que gestionan el transporte del área metropolitana de Valencia.

Todo apunta a que tras la conversación que la alcaldesa mantuvo el miércoles con el presidente Alberto Fabra las aguas han vuelto, de momento a su cauce, y la regidora no quiso buscar nuevos motivos para el desencuentro con el Consell.

La alcaldesa no ha ocultado en los últimos días su malestar por el hecho de que la Generalitat no apoye al ayuntamiento en el conflicto suscitado con la empresa Herca, concesionaria de la Generalitat del servicio de autobús interurbano que hasta la puesta en marcha esta semana del servicio de la EMT cubría la ruta del Saler y las pedanías del sur. La empresa concesionaria amenaza con denunciar al consistorio por el perjuicio económico que le ha supuesto que la EMT haya empezado a prestar el servicio que hasta ahora daba ella.

El ayuntamiento tampoco ha recibido el apoyo esperado de la Conselleria de Infraestructuras para conseguir del Gobierno el contrato-programa para la financiación de la EMT.

Compartir el artículo

stats