El Ayuntamiento de Valencia, a través del concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, consideró ayer «casi obsesivas» las voces que piden la retirada de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, que ya ha concluido el periodo de alegaciones. El regidor popular se mostró sorprendido por el pronunciamiento que hizo público el martes la Universitat de València, cuyo consejo de gobierno pidió la paralización del PGOU, que supondrá la ocupación de 415 hectáreas de suelo agrícola productivo. «Precisamente ahora „en la actual revisión„, en las que se afectan menos hectáreas de huerta, no sé a qué obedece esa casi obsesión por retirar el plan general», explicó Novo tras un acto con las cinco universidades de Valencia.

El concejal de Urbanismo desconoce si la petición de la Universitat de València es solo una declaración institucional o si presentaron alegaciones en el plazo legal establecido. «No sé si han presentado alegaciones o no. Desde luego han tenido dos meses para hacerlo. El plazo ha finalizado como para cualquier ciudadano, entidad o institución», recordó.

Novo se sorprende de que ahora, y no antes, las universidades hayan mostrado su rechazo al PGOU. «En la primera fase de exposición pública, el Ayuntamiento habló con las dos universidades, se admitieron muchas de las sugerencias, entre ellas estaba la del futuro crecimiento de la Universidad Politècnica. Había un acuerdo de las dos universidades para trasladar todo el tráfico que tiene en estos momentos Tarongers; sacarlo de esa zona y conseguir que aquello se convirtiera en un bulevar universitario mayormente peatonalizado, con solo tránsito para servicios públicos. Además se acordó sacar ese tráfico hacia afuera, incluso hacia la zona de La Patacona», explicó el titular de urbanismo. «En ningún momento las universidades hicieron comentario alguno sobre el Plan General en el anterior proceso en la exposición pública de 2010. Y fíjese que en 2010 se ocupaba más huerta que ahora y nadie solicitó la suspensión o retirada del Plan General», reiteró Novo.

El regidor del Partido Popular aseguró que, pese a las peticiones de las universidades y colectivos en defensa de la huerta, el Ayuntamiento va a intentar sacar adelante esta revisión del PGOU: «¿Paralizarlo? No es esa la intención. Nosotros presentamos una propuesta, se han presentado una serie de alegaciones y ya se está trabajando para contestarlas, aunque muchas, la mayoría, son iguales. Con el estudio de las alegaciones se decidirá qué cuestiones han de cambiar en la propuesta del Plan General». «De todas maneras e insisto, la revisión del PGOU no está cerrada ni estamos empecinados en que sea así. Si alguna de las cuestiones tiene suficientes argumentos, lo tendremos en cuenta», argumentó el edil popular.