Colectivos de discapacitados han denunciado a este periódico las barreras arquitectónicas que existen en las paradas de autobuses de la plaza de la Reina. Aunque los autobuses están preparados para las personas con movilidad reducida, la curva que deben trazar los autobuses es tan pronunciada que es prácticamente imposible que queden enrasados con las aceras. levante-emv valencia