Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a la alquería que resistió el acoso de Napoleón

La casa del Forn de Solà ya aparecía en el patrón de riqueza de Russafa en 1808

Adiós a la alquería que resistió el acoso de Napoleón

Adiós a la alquería que resistió el acoso de Napoleón

El barrio de Malilla asiste estos días al inicio de los trabajos de urbanización de su sector norte, que se convertirá en el futuro en un gran barrio con pisos que pretenden abastecer la hipotética demanda que generarán los 6.500 trabajadores de La Fe. Todo ello a costa de la última gran bolsa de huerta que ocupaba estos terrenos, desde hace años en manos de grandes constructoras, pero que aún conservaba decenas de hanegadas en producción.

Los vecinos más jóvenes denuncian la desaparición de la huerta, mientras los más mayores han alertado de la desaparición de un conjunto de alquerías con mucha historia, sobre todo una denominada Forn de Solà.

Ricardo Aparicio Izquierdo, un médico jubilado que dedica su tiempo ahora a la investigación histórica, ha localizado en el patrón de riqueza de Russafa de 1808 la alquería. Es decir, que cuando Valencia se defendía del acoso de las tropas de Napoleón, esta histórica alquería ya existía. Ahora está a punto de desaparecer. «No sé si alguien ha reparado en el valor de esta alquería, pero yo la he documentado ya en 1808 en el patrón de riqueza. Alguien debería hacer algo o desaparecerá», explicaba a este periódico Ricardo Aparicio.

Levante-EMV comprobó esta misma semana cómo la alquería Forn de Solà, junto a otras colindantes, estaban siendo vaciadas por dentro por una empresa de demolición, que aprovechaba aquellas piezas de valor, como por ejemplo las tejas, desmontadas una a una. El abandono y la desprotección de la alquería Forn de Solà, sin embargo, se produjo hace años, ya que la zona estaba catalogada como urbanizable y el suelo se vendió a grandes promotoras. Los vecinos denunciaron durante años la ocupación de estas alquerías „como Casa Caracol o La Peregrina„ por familias sin recursos.

Compartir el artículo

stats