02 de mayo de 2015
02.05.2015
En Directo
LaLiga Santander: Eibar - Valencia   LaLigaSantander: Eibar - Valencia
Patrimonio industrial

Así era la Ceramo antes de la ruina

La fábrica sigue en espera de un proyecto de rehabilitación integral mientras sigue sin concretarse su uso como sede del Museo de la Cerámica González Martí

02.05.2015 | 04:15
Así era la Ceramo antes de la ruina

El Círculo por la Defensa del Patrimonio ha hecho públicas fotos inéditas de la Ceramo que muestran como era la fábrica de cerámica en los años 90, justo antes del cierre. En las imágenes se ven los hornos y talleres de la factoría, de propiedad municipal, en la que se están haciendo obras de urgencia ante su deterioro y ruina.

La fábrica de la Ceramo, una factoría protegida, de estilo neomudejar, en cuyos hornos se produjo la cerámica que decora los edificios más destacados de la ciudad, ha sufrido en apenas dos décadas un grave proceso de degradación. Las fotografías inéditas del interior de la fábrica facilitadas por el Círculo por la Defensa del Patrimonio y por Rubén Vázquez Carrió muestran como era la Ceramo en los años 90 del siglo pasado, justo antes del cierre, y ponen todavía más en evidencia el acelerado proceso de degradación del edificio, de propiedad municipal.
El Circulo por la Defensa del Patrimonio lleva años denunciando el riesgo de desplome de la fábrica, cuyo tejado se ha hundido en algunas zonas. El ayuntamiento, tras meses de denuncias, está llevando a cabo obras de consolidación para evitar que el inmueble se venga abajo. Los responsables del Museo Nacional de Cerámica González Martí han manifestado su interés por recuperar la fábrica, un referente fundamental de esta industria artesanal valenciana, para ampliar allí sus dependencias. El Ministerio de Cultura, del que depende el citado museo, sin embargo, no concreta y de momento proyecto una nueva y no exenta de polémica ampliación de su actual sede en el Palacio del Marqués de Dos Aguas.
En las fotografías que ha hecho públicas el Círculo por la Defensa del Patrimonio se ven los hornos morunos donde se cocían las piezas de cerámica de reflejo dorado, una técnica de origen medieval recuperada por José Ros Furio, impulsor de la Ceramo, construida en 1885 en la avenida Burjassot en lo que entonces eran las afueras de la ciudad. También aparecen los talleres donde se diseñaban, pintaban y moldeaban las piezas así como los almacenes y zonas de secado. Los hornos de la fábrica son uno de los elementos patrimoniales de más valor, sin embargo, el Círculo por la Defensa del Patrimonio advierte de su posible pérdida. Estos hornos funcionaban con leña de romero, un combustible que provocaba intensas humaredas y no pocas quejas de los vecinos.

En las fotografías se aprecian detalles arquitectócnicos del interior de la factoría: arcos apuntados, techos de madera, las chimeneas de ladrillo de los hornos rematadas con cúpulas de cerámica, la zona de secado con sus respiraderos de estilo árabe y los almacenes). Las fotografías incluyen el mural „completo„ de temática religiosa obra de Alfonso Pastor, el último propietario de la fábrica, que decora uno de los muros de la factoría y que, según imágenes recientes, se ha perdido casi por completo tras un derrumbe parcial en la fábrica.

El Círculo por la Defensa del Patrimonio ha presentado una nueva denuncia ante el Síndic de Greuges para conocer la situación real en la que se encuentra la antigua factoría, en cuyos talleres se fabricaron falsificaciones de esculturas y obras de arte repartidas por medio mundo. La entidad se queja de que el ayuntamiento les niega los informes del Servicio de Bomberos y de Patrimonio „pese a ser parte interesada en el expediente„ para que evitar que se sepa el punto de degradación de la fábrica, por cuya expropiación el ayuntamiento ha pagado dos millones de euros.

En las imágenes facilitadas por la plataforma ciudadana se adivina como fueron los años dorados de una fábrica que dio trabajo a muchos valencianos y cuyos propietarios vivían en una vivienda anexa a la factoría, que contaba con amplios patios interiores y una fachada principal a la que se accedía por una zona ajardinada con palmeras y pinos de gran porte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook