01 de julio de 2015
01.07.2015
Levante-emv

Urbanismo impulsará la reconstrucción del patrimonio destruido en el Cabanyal

Salvem pide que la sede del plan que será anulado se reconvierta en oficina social y de rehabilitación

30.06.2015 | 22:00
Urbanismo impulsará la reconstrucción del patrimonio destruido en el Cabanyal

La derogación del plan especial (Pepri) del Cabanyal que incluye la prolongación de Blasco Ibáñez anunciada por el equipo de gobierno de Joan Ribó supondrá la vuelta a las normas urbanísticas de 1988 que regulaban las intervenciones en este conjunto histórico. El barrio se rigió por estas normas urbanísticas del PGOU de 1988 que obligan a manentener la alineación histórica y a respetar un límite de entre dos y cuatro alturas, hasta el año 2001 cuando entró en vigor el Pepri. La Concejalía de Urbanismo, al frente de la cual está ahora Vicent Sarrià, entiende que el barrio puede regirse por estas mismas normas, lo que permitirá desbloquear las licencias en todo el ámbito, y empezar a edificar y rehabilitar entretanto se redacta un nuevo plan con la participación ciudadana.

El PGOU de 1988, que dejaba como planeamiento diferido la conexión de la avenida de Blasco Ibáñez con el mar, incluía un catálogo de edificios protegidos que tras la derogación del Pepri volvería a estar en vigor. El Pepri del anterior gobierno del PP descatalogó muchas de las edificaciones protegidas en el catálogo como la famosa Casa de la Palmera, ya derribada, y varias viviendas con torre-miramar, que también se demolieron para abrir el denominado bulevar San Pedro y que son uno de los elementos arquitectónicos característicos del barrio. El gobierno local quiere impulsar ahora la reconstrucción de todo este patrimonio perdido.

El anuncio del nuevo equipo de gobierno de la creación de una comisión urgente de convivencia para el barrio fue acogida ayer como «un punto de partida ilusionante» por parte de la presidenta de Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech, quien se mostró convencida de que «ahora sí hay voluntad» de regenerar el barrio. Doménech aludía a la comisión municipal que impulsó el anterior equipo de gobierno y cuyo resultado no fue el esperado. La presidenta de Salvem el Cabanyal asegura que los vecinos propondrán en la reunión de la comisión de convivencia, que previsiblemente se reunirá mañana, la derogación del plan del Cabanyal porque es «un documento insalvable y obsoleto después de 17 años». Los vecinos, que han escrito una carta a Joan Ribó para «que no deje pasar un día más» en el Cabanyal, quieren ser parte activa en el diseño del nuevo plan de rehabilitación del barrio y proponen que la oficina del Plan del Cabanyal, entidad creada por el ayuntamiento y la Generalitat para impulsar la prolongación, ubicada en la calle de la Reina se reconvierta en oficina de rehabilitación y atención social para el barrio.

En la comisión de convivencia se analizarán las medidas urgentes a aplicar en el barrio relacionadas con la limpieza, la asistencia social y la inseguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook