Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Little Bonnie

«Ludocafetería» en un entorno lleno de colegios

Little Bonnie organiza cumpleaños o talleres de repostería y de animación en un entorno pensado para ser agradable a la vista y con varias opciones de ocio, tanto nuevas como tradicionales, para los más pequeños

El local está decorado con especial atención al color, siempre en tonos pastel.

El local está decorado con especial atención al color, siempre en tonos pastel. fernando bustamante

Al mundo de los conceptos fusión, de los locales que no son ni una cosa ni la otra, o las dos a la vez, a la tierra de las librerías que parecen cafeterías y de las cafeterías que parecen librerías, a ese mundo confuso y estimulante acaba de llegar un nuevo inquilino. Lejos de Benimaclet, del Carmen o de Russafa, acaba de abrir en la gran vía Fernando el Católico Little Bonnie Valencia, un local que es medio cafetería medio ludoteca.

No es algo nuevo. Hoy en día eso es prácticamente imposible. En el barrio de Russafa, por ejemplo, hay varios establecimientos que ofrecen un amplio programa de actividades para los más pequeños mientras sirven también de cafetería para los padres.

Pero Little Bonnie llama la atención por varias cuestiones. Primero, por su ubicación. Situado frente a la Jefatura de Policía y muy cerca de varios colegios „Escolapias de Palleter, el CEIP Teodoro Llorente, Abastos o Jesús y María, entre otros„, el público potencial es muy elevado. Segundo, por el concepto en sí. Little Bonnie nació en Gandia pero acaba de llegar a Valencia con un local que está a medio camino entre una ludoteca y una cafetería.

Más allá del típico parque de bolas, en Little Bonnie pretenden dar un paso adelante. El local es uno de los más grandes de la zona, con dos alturas, y en él se ha planteado una amplia zona de juegos donde no sólo se encuentra el típico parque infantil, sino también un apartado donde jugar a las cocinas, a la construcción o practicar deportes en miniatura.

La oferta se complementa con varios talleres y cursos organizados por Little Bonnie sobre creación de magdalenas y pasteles „o «muffins» y «cupcakes», como se conocen ahora„, animación o manualidades. Además, organizan cumpleaños para niños de todas las edades. Parece lo de siempre pero no lo es porque en Little Bonnie todo se hace con una dosis extra de dedicación y de amor por el detalle difícil de encontrar en otros puntos de la ciudad.

Parte del éxito de estos locales que acaban de crecer desde la Safor hasta el mismo «cap i casal» hay que buscarlo en la estética del mismo. Con tonos pastel y formas agradables a la vista, el Little Bonnie de la gran vía tiene una personalidad propia que le diferencia de otros establecimientos similares situados en las cercanías. La mascota del local, una gata de dibujos animados, también llama a los más pequeños, lo cual siempre es un punto a favor en un establecimiento de estas características.

Se enfrenta, eso sí, a la férrea competencia que plantearán otras cafeterías infantiles situadas por toda la ciudad. Pero Cristina, que dirige Little Bonnie, confía en que su ubicación, rodeada de colegios por los cuatro costados, le permita sobrevivir en el siempre proceloso y complicado mundo de los establecimientos de hostelería de la ciudad.

Compartir el artículo

stats