Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartografía

El mapa que avanzó la Valencia del siglo XX

El plano manuscrito lleva la fecha del 18 de agosto de 1895

28

Sale a la luz el mapa que diseñó la Valencia moderna

«Al Señor D. Joaquín Reig y Bigné. Alcalde que ha sido de esta Ciudad, iniciador de las mejoras urbanas, dedican este recuerdo como testimonio de admiración y de cariño los Arquitectos del Excmo. Ayuntamiento. Valencia, 18 de Agosto de 1895». Esta leyenda, firmada por Enrique Samper y otras dos rubricas casi ilegibles tras 121 años, que podrían ser las de Antonio Jesús Gómez y Manuel Cortina, encabeza el mapa manuscrito coloreado sobre papel entelado de seda que ha sacado a la luz el anticuario Rafael Solaz Gallego tras descubrirlo entre un lote de enseres antiguos procedentes del vaciado de una casa del Cap i Casal.

Lo significativo de este «Plano Geométrico de Valencia» es que «avanza el siglo XX al trazar sobre el callejero con lineas discontinuas la futura ampliación y alineaciones de las que iban a ser las tres principales arterías del corazón de la urbe: las calles Paz, Barcas y San Vicente», explica el bibliófilo y erudito Rafael Solaz, padre del anticuario.

El mapa a escala 1:2000, en el que un centímetro del papel equivale a 20 metros reales, reproduce el callejero de la Valencia intramuros de 1895 donde la muralla derribada tres décadas antes ya ha abierto paso a la ronda interior de Guillem de Castro. Sobre el recorrido de la actual línea número 5 de la EMT aparece dibujada una doble vía de tranvía escoltada por sendas hileras de árboles coloreados en verde.

Reig y Bigné, que fue alcalde de Valencia entre principios de 1894 y parte de 1895, comenzó estos ensanches cuyas obras se prolongarían durante más de una década debido a las numerosas expropiaciones de casas a derribar.

Obras que tardaron una década

En el caso de la calle de la Paz, por ejemplo, en el verano de 1904 la ampliación aún no había concluido. «No tardará mucho tiempo para ver a dicha vía, tan importante, en condiciones de que pueda transitarse por ella de cabo a rabo», anunciaba el 6 de agosto El Mercantil Valenciano, la histórica cabecera de Levante-EMV.

En el caso de la calle de las Barcas, el replanteamiento del ensanche arranca en la desaparecida plaza de San Francisco y sigue la alineación de la fachada del Teatro Principal, mordiendo una esquina del Barrio de Pescadores todavía en pie. Según Solaz, dicha barriada, que se tiró por completo en 1899, fue «el primer pelotazo urbanístico de Valencia, pues con la excusa de que eran casas muy viejas se derribó para levantar grandes edificios, bancos como el Hispano Americano o el hotel Reina Victoria».

Los Solaz no se plantean vender el mapa a un coleccionista privado. «Es un ejemplar único que no tiene un mercado de referencia al ser inédito, pues se trata de un plano original firmado que no se ha imprimido», explica el anticuario. «Lo interesante sería que se lo quedara una institución como el Ayuntamiento de Valencia, lo restaurase y expusiera», añade el bibliófilo.

Compartir el artículo

stats