Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caso Nóos fue el principio del fin de la relación Barberá-Grau

El juez José Castro solicitó que se investigara a la exalcaldesa y a Camps pero solo el exvicealcalde acabó imputado por los congresos de Urdangarin

El caso Nóos fue el principio del fin de la relación Barberá-Grau

El caso Nóos fue el principio del fin de la relación Barberá-Grau

El caso Nóos que ha investigado y juzgado los congresos organizados por Iñaki Urdangarin en Valencia también afectó a los últimos años de gestión de la exalcaldesa Rita Barberá. Aunque finalmente la pieza del engranaje municipal que acabó implicada fue su antiguo mano derecha y exvicealcalde, Alfonso Grau. Un hecho que abrió una brecha incurable en la relación entre la regidora y su fiel escudero durante años.

El instructor del caso Nóos, José Castro, solicitó que se investigara a Francisco Camps y Rita Barberá, por su participación en los Valencia Summit de Urdangarin. Según el magistrado, ambos asentían verbalmente «a cuanto se les ofrecía» por parte del miembro de la familia real. Y, respecto a la exalcaldesa, consideraba que sería «ingenuo pensar que en atención a la relevancia de Iñaki Urdangarin, Barberá se limitase a recomendarle que se dirigiera a Turismo Valencia o a Cacsa sin concertar la cita o arreglar previamente el encuentro que luego se produjo». «Resultaría extraño que Barberá no hubiera tratado la cuestión con Grau», llegó a señalar la Audiencia de Palma de Mallorca. Castro incluso señaló en su exposición razonada presentada ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) que la clave de los contratos de la Generalitat y Turismo Valencia con Urdangarin fue la cita que concertó en enero de 2004 con Camps y Barberá que «debería tener lugar en el Palacio de la Zarzuela para mayor impacto psicológico hacia las autoridades valencianas».

Aunque no lo vió igual el TSJCV que decidió exculpar tanto a Camps como a Barberá, que sólo comparecieron como testigos en el juicio del caso Nóos, actualmente pendiente de conocer la sentencia.

Tras esta decisión, Grau aceptó asumir toda la responsabilidad en el caso Nóos a cambio de que la exalcaldesa situara a su actual mujer, Maria José Alcón, en un lugar con opciones de salir elegida en la lista electoral municipal de 2015, aunque acabó en el puesto número 16. La mujer de Grau acabó definitivamente apartada tras publicarse las comprometidas conversaciones entre Alcón y el yonki del dinero, Marcos Benavent, en el que pactaban el cobro de mordidas en contratos de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia.

Las grabaciones de Taula confirmaron la ruptura

Las grabaciones telefónicas de la Guardia Civil en el caso Taula confirmaron la ruptura entre el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, y Rita Barberá. En una conversación entre el vicealcalde y su esposa, el 7 de mayo de 2015, Grau explica que mantuvo una conversación con Barberá sobre la situación en el PP. «¿Me hablas de responsabilidad?», preguntó Grau a Barberá. «En esta familia el cupo de sacrificar inocentes para salvar a responsables ya lo hemos cubierto, ¿vale?», le espetó el exvicealcalde en alusión al caso Nóos. A la alcaldesa «se le ve que se le quema el culo», desveló a su esposa. En otra conversación, Alcón cuenta que Grau le dijo a Barberá: «Hay un tema que he pagado yo y que sabes que es cosa tuya» al tiempo que defendía que a su marido «lo han cogido de chivo expiatorio» en Nóos. La exedil también desveló que Grau «la ha tenido muy gorda con Rita y le ha dicho que tenga “cuidado con lo que haces” y “con lo que has incumplido porque hay un tema que he pagado yo y sabes que es cosa tuya”. Está la alcaldesa cagada…».

Compartir el artículo

stats