Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigilancia

El ayuntamiento dobla el número de cámaras del río y aumenta la zona vigilada

La adjudicación del proyecto muy por debajo de lo licitado y el aprovechamiento de otras conducciones ha permitido ahorrar un dinero que se ha aprovechado para mejorar el servicio

El ayuntamiento dobla el número de cámaras del río y aumenta la zona vigilada

El ayuntamiento dobla el número de cámaras del río y aumenta la zona vigilada

El Ayuntamiento de Valencia ha concluido la puesta en marcha de la red de cámaras de vigilancia en el antiguo cauce del río, una red que incluye hasta 29 terminales, el doble de las previstas inicialmente, y que ahora abarca desde el puente de L'Assut de L'Or hasta la Estación de Autobuses. El motivo de esta ampliación es el ahorro de dinero en las obras de montaje y la decisión del gobierno actual de aprovechar ese dinero para ampliar la zona vigilada, según dijeron fuentes de la Policía Local de Valencia.

Inicialmente, el sistema de videovigilancia lo componían 15 cámaras (8 fijas y 7 dirigibles por control remoto) más 4 lectores de matrículas de vehículos, todos ellos distribuidos entre el puente de L'Assut d L'Or y el Puente del Real (Viveros). Se trataba de un proyecto que impulsó el Partido Popular hace aproximadamente ocho años y para el que se asignaron 620.000 euros pagados con cargo al Pan Confianza de la Generalitat Valenciana.

Su aprobación y puesta en marcha ha llegado, sin embargo, hasta la etapa del nuevo gobierno tripartito, cuya concejala de Participación Ciudadana, Anaïs Menguzzato, miró con lupa este proyecto para que no supusiera un ataque a las libertades personales. Finalmente, lejos de aparcarlo, lo ha potenciado aprovechando el ahorro económico en la obra.

Y es que según dijeron fuentes de la Policía Local de Valencia, la adjudicación del proyecto se hizo por algo más de 500.000 euros y además se han aprovechado otras conducciones para meter el cableado de las cámaras, lo que ha permitido modificar el proyecto inicial para añadir otras 10 terminales y ampliar el tramo vigilado hasta la estación de Autobuses y Casa Caridad.

Según las fuentes, la Delegación del Gobierno aprobó la puesta en marcha de las primeras 19 cámaras el pasado 2o de septiembre y también dio el visto bueno a las 10 últimas el pasado 18 de enero. Eso ha permitido montar el sistema completo, incluido el proyecto modificado, y terminar la instalación el pasado 3 de febrero con la colocación de los 5 postes SOS que acompañan a las cámaras.

El sistema de videovigilancia, que ya está a pleno rendimiento, tiene como objetivo garantizar la seguridad en el antiguo cauce, uno de los puntos más sensibles de la seguridad de la ciudad. En ningún caso enfocan a las calles o a los edificios, por lo que se garantiza también la intimidad de las personas en los términos que exige la ley.

Por lo que se refiere a los lectores de matrícula, la idea es vigilar y dejar constancia de los vehículos que acceden al cauce, que en todo caso deben ser vehículos oficiales o debidamente autorizados por el Ayuntamiento de Valencia. La mayoría, de hecho, son de las contratas municipales.

Las cámaras se encuentran integradas en la red informática de la Policía Local y pueden visualizarse desde cualquier terminal que autorice, eso sí, la jefatura del cuerpo.

Compartir el artículo

stats