Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

C. Martorell: "Queremos un Ateneo abierto a la sociedad, pero con mayor control".

Asegura que «la gestión está muy enfocada a la calle y muy poco hacia los ateneístas»

Carmen Martorell en uno de los salones del Ateneo.

Carmen Martorell en uno de los salones del Ateneo. F. Bustamante

P. ¿Cuándo comenzó su vínculo con el Ateneo?

R. Yo me vinculé al Ateneo a finales de los años noventa. Siendo directora general de Universidades, monté la Universidad de la Experiencia para mayores de 50 años y vinimos al Ateneo Eduardo Zaplana y yo para que esta casa fuera lugar de referencia.

P. ¿Por qué se presenta ahora a la presidencia?

R. En principio eso no estaba en mi mente, pero un día la actual presidenta en funciones me pidió que organizara la parte cultural porque me consideraba una persona de mucho prestigio y después de año y medio en la junta directiva he dimitido porque no me gusta el estilo de hacer las cosas. Luego, independientemente de eso, formamos un grupo de personas muy relevantes y decidimos presentar la candidatura. Si no, no me hubiera presentado.

P. ¿Qué no le gusta de la gestión actual?

R. La forma de dirigir las juntas. Yo he sido presidenta de varias fundaciones y el estilo me sorprendió. Aquí todos los temas se resuelven 'dando cuenta' y sin debate. Y ultimamente debíamos preguntar con 48 horas de antelación.

P. Usted ha sido muy crítica con la gestión económica.

R. Aquí lo que pasa es que nuestro modelo es totalmente distinto. El número de trabajadores ha pasado de 18 a 26 y eso es por la cantidad de eventos que se hacen aquí. Nosotros vamos a continuar teniendo el Ateneo abierto a la sociedad, pero queremos que tenga un control. Además, en el año 2013 teníamos a plazo fijo 390.000 euros y en 2016 teníamos 170.000. Se ha incrementado en 30.000 euros a final de año y no queremos creer que lo han hecho por las elecciones. También ha habido un gasto tremendo en acondicionar el ático. Querían que fuera un centro para toda la ciudad y luego no tenía licencia, así que nos hemos quedado sin la inversión y con el ático cerrado.

P. ¿Cómo ha sido la gestión con el socio?

R. La relación con el socio no me gusta. Ha estado constantemente relegado y por eso el socio nos pide ayuda. Ese es el motivo de que estemos aquí.

P. Resuma su propuesta para estos cuatro años.

R. Pues precisamente estar constantemente abiertos al socio, que es el alma del Ateneo. Hay que hacer una gestión económica, social y cultural totalmente clara. Nosotros queremos ser totalmente abiertos y estar siempre a disposición del socio, saber qué necesita y qué quiere.

P. ¿Cómo define su candidatura?

R. Son personas de distinta procedencia, pero con algo en común muy importante: el Ateneo, que vuelva a ser lo que fue en la época de Don José Botella, que vuelva a sus orígenes, cuando nacieron la Cámara de Comercio o la Bolsa. Los comerciantes de la ciudad tienen que estar en el Ateneo y también las universidades.

P. ¿Cómo ve al Ateneo en el conjunto de la ciudad?

R. Tengo que reconocer que hay conferencias muy buenas, actuaciones relevantes... Eso hay que mantenerlo y mejorarlo si se puede. Pero hay cosas que crean mucho malestar en el socio porque van muy enfocados a la calle y muy poco hacia el Ateneo. Se han montado decenas de bailes que producen un malestar muy grande en el socio.

P. ¿Se ha frivolizado el Ateneo?

R. Sobre todo algún salón, porque impiden entrar al ateneísta.

P. ¿La entidad está bien valorada por los ciudadanos?

R Está muy bien valorada, lo que pasa es que el referente cultural y mercantil está siendo superado por otros referentes.

P. ¿Qué debería ver el ciudadano de a pie en el Ateneo?

R. Debería tener más atracción cultural, mas bienestar para el socio y recobrar esos salones llenos de tertulias. Ahora no pueden organizarse porque siempre tenemos algún jaleo que el ateneísta no está dispuesto a aguantar.

Compartir el artículo

stats