Los vecinos que han vivido toda la vida en El Perellonet observan la estampa con cierta nostalgia, ya que la imagen les acompañó durante buena parte de su juventud. Pero los residentes que acuden cada fin de semana a los apartamentos y los visitantes esporádicos no pueden ocultar su asombro. En la zona sur de la Gola del Perellonet han aparecido numerosas pirámides junto al mar, un fenómeno inquietante para muchos y sin excesiva importancia para los que se criaron en este pueblo marinero. Ni es Photoshop ni tampoco nada sobrenatural. La explicación es mucho más sencilla y mundana. Los dos últimos temporales han desenterrado grandes bloques de hormigón con forma piramidal que han servido, y sirven, para proteger la gola de la fuerza del mar.

Una gran parte de los 96 bloques defensivos que se colocaron en la primera línea de playa durante la década de los 60 del siglo pasado han emergido ahora por la fuerza de los temporales. No es la primera vez que sucede, pero hacía ya años que no se veía la curiosa estampa en la playa del Perellonet. «La gola se construyó más o menos en 1895, pero cuando se canalizó la desembocadura, en los años 60 del pasado siglo, se instalaron estos grandes bloques de hormigón que tenían forma piramidal. La idea era que actuaran como una especie de escollera, una defensa. Con el paso del tiempo fueron soterrándose de arena hasta prácticamente desaparecer; por eso, que hayan salido de nuevo ahora, ha causado sorpresa entre algunos, aunque la gente del pueblo lo conoce de toda la vida», explica Luis Zorrilla, presidente de la Associació de Veïns.

Los 96 bloques de hormigón se colocaron tanto en la zona norte de la gola del Perellonet -incluida la reserva natural de La Punta- como en la del sur, junto a la playa del Recatí, pero solo estas últimas han salido ahora «a flote». «También se colocaron estos bloques en la Gola de Puchol, aunque poca gente lo sabe. La verdad es que la fuerza de los dos últimos temporales fue importante, porque hay que tener en cuenta que estos bloques de hormigón tienen hasta dos metros y pico de altura, y ahora han quedado desenterrados algunos más de metro y medio. La imagen es muy espectacular, sin duda», admite Zorrilla.

Las pirámides emergen en la playa de El Perellonet

A pesar de la gran volumen de estos bloques de hormigón, el presidente de la entidad vecinal considera que no son peligrosos para los usuarios de la playa, aunque alerta de otros peligro que también han quedado ahora desenterrados. «Hay que ir con mucho cuidado porque en algunas zonas han aparecido los hierros del antiguo paseo que se construyó. En este caso creo que el Ayuntamiento de València debería intervenir para quitarlos del todo, ya que son un peligro. Lo mismo ha sucedido en otras zonas devastadas de las playas del Sur», recuerda Zorrilla.

Las pirámides no siempre han permanecido soterradas, sino que ha sido en los últimos años cuando se ha acelerado su desaparición bajo la arena. Según Luis Zorrilla, la explicación es que el Ayuntamiento de València utiliza ahora máquinas para cribar y limpiar la arena. Al hacerla más fina, con el viento se desplaza más fácilmente y se crean «dunas artificiales alrededor de las pirámides». La acumulación de sedimentos durante largas temporadas acabó por sepultarlas.

Lo cierto es que la zona del Perellonet es una de las que más arena acumula de la costa valenciana tras el desarrollo del Puerto de València, y Demarcación de Costas ha vuelto a acudir a la desembocadura de la Gola para extraer arena que trasvasa a la urbanización de la Casbah y la playa de la Garrofera en El Saler, muy afectadas por el pasado temporal y, precisamente, por los espigones del Puerto.

La alcaldesa del Perellonet, Laura Felip, explica que lo más «normal», es que el próximo verano ya no sean visibles las pirámides. «Esta zona se suele regenerar con mucha rapidez, por lo que si llegamos al verano y las pirámides se siguen viendo, entonces creo que habrá un problema. Pero hay que esperar», señala.

Atracción turística

Felip también se muestra sorprendida por la repercusión de las pirámides del Perellonet. «Hemos descubierto hace poco que se organizan excursiones familiares para ver las pirámides. Desde luego la imagen es, para el que no lo conoce, espectacular», admite la alcaldesa.