La Policía Local contará con más de 3.500 agentes, 223 agentes más que el año pasado, para garantizar la seguridad de la ciudadanía durante las fiestas falleras, coordinados con los de la Policía Nacional, que también ha incrementado sus efectivos.

Según el Ayuntamiento de València, trabajarán 3.579 policías locales, frente a los 3.356 que lo hicieron en 2016, y la Policía Nacional contará con unos 80 policías especializados y agentes de la Guardia Civil, que reforzará la vigilancia de las carreteras ante la esperada afluencia de visitantes.

Con estas medidas y otras adoptadas por diferentes servicios municipales, como el de Movilidad Sostenible o el de Sanidad, el Ayuntamiento "trabaja para que las Fallas sean totalmente seguras", manifestó ayer el alcalde de Valencia, Joan Ribó, al concluir la Junta Local de Seguridad.

En esta reunión, se dieron cita "para prevenir y coordinarse" los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que garantizarán que las Fallas se desarrollen con total normalidad.

Ribó recordó que el término "seguridad" es muy amplio e implica a muchos servicios, y destacó el incremento de efectivos que este año se ha hecho en todos ellos "para que las Fallas 2017 sean especiales, por ser las primeras que se celebran como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, porque coinciden con fin de semana, y porque el lunes 20 es fiesta en Madrid".

Por lo que respeta a la Policía Local, la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, destacó que, "además del aumento de efectivos, a partir del día 15 de marzo se establecerá un dispositivo de coordinación".

Este Centro de Coordinación con la Policía Local (CECOR) estará operativo a la sala del 092, donde en Fallas trabajarán 38 agentes, un número superior a lo que es habitual.

Por su parte, el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, recordó que "este año el Bando de Fallas también recoge normativa para garantizar la seguridad de la ciudadanía" como, por ejemplo, "la relativa a los mercados que se establecerán en una sola parte de las calles".

En este documento también se vigila la alimentación elaborada y el discurrir de la afluencia de público en zonas como Russafa, donde se activará el protocolo de emergencias ante masificaciones.

Concretamente, en esta zona se favorecerá la circulación de personas con medidas como, por ejemplo, dejar libre de terrazas la vía que conecta la salida del túnel de las Germanies con las calles iluminadas de Russafa, a las horas de encendido.

Por otro lado, Fuset ha asegurado "que tenemos que tomar conciencia porque, con declaración de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, cada vez serán más los visitantes y tenemos que dar respuestas a sus demandas".

En este sentido, el subdelegado del Gobierno en València, José Vicente Herrera, explicó que se establecerá un refuerzo de la seguridad en las carreteras, con grupo de una unidad especial de la Guardia Civil y de demarcación de carreteras "para que tanto la llegada como la partida de los turistas se realicen en condiciones de máxima seguridad".

Por lo que respecta, a los grupos reforzados durante las fiestas falleras, dijo que el de hurtos será uno de los que contará con apoyos".