30 de marzo de 2017
30.03.2017
Tráfico

Grezzi anuncia la supresión de 8 de cada 10 plazas de aparcamiento nocturno en el carril-bus

El concejal de Movilidad informa a varias entidades y asociaciones que la próxima semana se acabará "con la excepcionalidad" de estacionar en aquellos tramos donde funciona la EMT hasta la madrugada - En los carriles en los que se mantiene la autorización, el horario se restringirá de 22:30 a 7 horas.

30.03.2017 | 19:20
Grezzi anuncia la supresión de 8 de cada 10 plazas de aparcamiento nocturno en el carril-bus

El Ayuntamiento de València acaba de comunicar a varias entidades (representantes del taxi, hosteleros, aparcamientos, asociaciones de vecinos y de discapacitados) que la próxima semana retirará la autorización de aparcar en los carriles bus con servicio de EMT nocturno. Así pues, el ayuntamiento pone fin "a la excepcionalidad" que ahora permite el estacionamiento nocturno en el espacio reservado para 12 líneas que funcionan de noche, aunque en el resto de trayectos se podrá seguir aparcando. Hasta en dos ocasiones el alcalde ha aplazado esta polémica decisión, muy contestada por los hosteleros y por miles de vecinos de la ciudad y su área metropolitana que en los últimos 18 años han venido aparcando a partir de las 22.00 horas en un carril-bus sin uso para asistir a cines, teatros, restaurantes, etc. Finalmente, Joan Ribó ha dado su visto bueno, aunque ahora la polémica está servida. Queda por saber qué opinan los otros dos socios del gobierno local, PSPV-PSOE y València en Comú.

La Concejalía de Mobilitat Sostenible ha informado en la reunión con los diferentes agentes sociales que la autorización de aparcar de noche en los carriles bus donde se mantendrá se acorta media hora por la noche y una hora por la mañana (de 22:30 a 7 horas), mientras que se retira la "excepcionalidad" de estacionar en los tramos afectados por las líneas nocturnas y además se favorecerá la creación de carriles segregados. Tras la creación del de la calle Los Centelles, ahora se pondrá en marcha la misma medida en Colón. Según el equipo que dirige Giuseppe Grezzi, el objetivo de esta iniciativa persigue, fundamentalmente, "garantizar la accesibilidad" de todas las personas con movilidad reducida, "el derecho al descanso" de los vecinos afectados por el botellón en los carriles donde ahora se permite estacionar y mejorar la red de transporte público. De hecho, se anuncia un refuerzo de las líneas radiales N1 y N6, con el doble de servicios nocturnos los fines de semana para favorecer que los vecinos acudan al centro en autobús. Grezzi quiere mejorar la puntualidad, regularidad y velocidad comercial de los buses, tanto de noche como en horas punta.

El concejal Giusseppe Grezzi ha anunciado que tras las peticiones realizadas en las pasadas Mesas de la Movilidad de los colectivos de taxistas y EMT del pasado 11 de octubre de 2016, y la opinión expresada por entidades sociales y vecinales el pasado 21 de noviembre de 2016, Mobilitat Sostenible era hora de revisar el horario de permisividad del estacionamiento nocturno en los carriles autorizados, que pasa a establecerse entre las 22:30 y las 7:00 horas, "también con la finalidad de garantizar el correcto funcionamiento de la EMT prácticamente en todo su horario (parte de las líneas comienzan a operar a las 6:30 horas)". Fueron los taxistas los primeros que solicitaron la prohibición, interesados en incrementar su trabajo en horario nocturno. La paralización de la línea T-2 de Metrovalencia, que cruza el centro histórico y está bloqueada por falta de fondos, impide que el metro sea una alternativa para el transporte nocturno, opción de la que sí disponen Madrid y Barcelona.

La próxima semana (falta por determinar el día) se pondrá fin "a la excepcionalidad" que permitía el estacionamiento nocturno en los carriles EMT-taxi de las doce líneas nocturnas que operan en la ciudad. En la práctica esta medida afecta a la ronda interior (exceptuando un pequeño tramo en el Pla de la Saidïa), y fundamentalmente a las grandes vías, como Marqués del Turia, Fernando El Católico y Ramón y Cajal y algunas de las avenidas más importantes, como Cardenal Benlloch, Eduardo Boscá, Primado Reig, Peset Aleixandre, Burjassot o Pérez Galdós. En concreto, de las 2.737 plazas que aún hoy están habilitadas en el carril bus por la noche se mantendrá la autorización en 511 y dejarán de estar disponibles 2.226, lo que representa un 81 por ciento del espacio total.

En estas vías en las que se acaba la permisividad, el servicio de Mobilitat Sostenible además de retirar las placas que autorizaban el aparcamiento, añadirá temporalmente nuevas placas para recordar la nueva norma.

Grezzi también ha anunciado que favorecerá la segregación de carriles de EMT-Taxi "allí donde las condiciones y dimensiones de la vía lo permitan y la actuación suponga un beneficio de su regularidad y velocidad comercial". Tras el paso que se dio en la calle Centelles, el próximo carril bus protegido será la calle Colón, que como desveló en primicia Levante-EMV ya estaba preparado antes de fallas para la operación.

La medida que llevará adelante la concejalía de Mobilitat Sostenible la próxima semana no está exenta de polémica, como demuestra el hecho de que hasta en dos ocasiones el alcalde Joan Ribó ha intervenido para su paralización. La primera, a las pocas semanas de formar gobierno, cuando aseguró que no se iba a llevar a cabo la petición de los taxistas. La segunda antes de Fallas, cuando el equipo de Giuseppe Grezzi estaba decidido a llevarla adelante, pero finalmente se pospuso el acuerdo por decisión de Joan Ribó.

La "excepcionalidad" de aparcar en el carril bus de noche fue una medida impulsada por el concejal de Tráfico Jorge Bellver, del Partido Popular, en 1999 para favorecer el acceso a determinadas zonas de ocio de la ciudad, principalmente del centro, una iniciativa que pidieron los empresarios de teatros y cines de la ciudad y la que se sumaron los hosteleros. Aunque algunos residentes aprovechan la autorización para mantener su vehículo al aire libre entre las 22.00 y las 8.00, hoy en día el estacionamiento en el carril bus de noche es casi exclusivo para el ocio.

Un estudio de la concejalía constató que la ocupación mayoritaria del carril bus se hacía por motivos de ocio (un 75%) y que entre semana solo lo usan 226 coches de residentes (de un parque móvil de unos 400.000 vehículos). Otro informe realizado por la EMT da cuenta de la pérdida de calidad del servicio por la ocupación del carril reservado al transporte público, aunque la práctica totalidad de las líneas ordinarias no circula después de las 22.30 horas y los colectivos defensores del aparcamiento nocturno estaban a favor de adelantar el fin de la autorización de las 8 a las 7 de la mañana.

La Federación de Hostelería mostró su rechazo frontal a esta medida en la Mesa de Movilidad, mientras que la Federación de Vecinos se mostró partidaria en un primer momento de reducir el horario de uso y, más tarde, aseguró que necesitaba consultarlo con sus asociados para decidir si aceptaba la propuesta de limitar su uso. Para paliar las molestias a los usuarios que usan en carril bus para estacionar en sus noches de ocio, la concejalía de Mobilitat Sostenible "trabajará" para que los hosteleros lleguen a convenios con aparcamientos privados. De hecho, hace una semana Grezzi se reunió con los responsables de estos estacionamientos para animarles a que realicen ofertas nocturnas y que sus instalaciones se llenen de usuarios.

Grezzi ha remarcado que el acceso al centro histórico y a todos los barrios de la ciudad "está garantizado", y ha recordado en la reunión que las personas que utilizan ahora los carriles bus como estacionamientos en sus desplazamientos de ocio nocturno seguirán contando con 3.000 plazas de aparcamiento, entre las que existen en la vía pública y los estacionamientos privados, en el entorno de Plaza España y Colón, cifra muy superior a la capacidad de los carriles buses. El concejal de Compromís opina que quien tiene dinero para salir a cenar puede gastar seis euros más en un aparcamiento privado.

El objetivo es "garantizar la accesibilidad de todas las personas, independientemente de sus condiciones, al servicio de EMT cuando éste está operativo", además de asegurar el correcto funcionamiento de las líneas de buses y "garantizar el derecho al descanso" de los vecinos afectados por el botellón en algunos tramos. Además persigue permitir el acceso y la bajada al servicio del taxi desde las aceras a todos los ciudadanos.

La decisión, además del aval de la Mesa de la Movilidad, donde están representadas más de 60 entidades cívicas y ciudadanas, cuenta con varios informes vinculantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook