La Batalla de Flores, la particular Ceremonia de Clausura de la Gran Fira de València, tendrá esta noche su particular fiesta previa con la «Punxà de la Flor», un acto que se ha convertido en una fiesta multitudinaria en la que se dan cita buena parte de los participantes en la misma y que, al abrigo de las preselecciones a la corte de honor, es un reclamo especial para las precandidatas, todas las cuales se darán cita en la cena multitudinaria que tendrá lugar en la Ciudad del Artista Fallero y que, como paso previo, albergará la presentación del documental «Fent Falles» y la visita a cinco de los talleres más importantes que están realizando las carrozas (Jordi Palanca, Azpeitia, Ximo Esteve, Albert-Burriel y Carrozas Sánchez). Después se celebrará la cena popular (a la que se han apuntado cientos de personas) y una orquesta hasta la noche.

En total desfilarán 32 carrozas y nueve coches ligeros. Las fallas son, a la hora de la verdad, las entidades que mueven la fiesta junto al ayuntamiento. Los primeros, porque son los que llenan en festejo de público y de participantes. Los segundos, porque lo patrocinan íntegramente. Tan sólo dos carrozas corren de cuenta de sus propios oc upantes: las que llevarán a falleras de la comarca de l’Horta Sud. Además de las falleras habituales (preseleccionadas, las mayores y cortes vigentes, las del año pasado y las representantes de las fiestas de Alicante y Castelló), los sectores invitados son los de Patraix, Camins al Grau, Pilar-Sant Francesc, Olivereta, russafa A y B, Carmen, Benicalap, Campanar y Benimàmet-Burjassot-Beniferri.

Completan el cortejo la Regina de los Jocs Florals de Lo Rat Penat, Casas Regionales, Reina de la Poesía y la asociación intercultural Jarit, que hoy participarán también de la «punxà» de la flor. También irán representantes de las fiestas de Patraix, San Marcelino y el Ateneo.

Ayer, el ayuntamiento aportó un nuevo dato: el número de clavellones que, aproximadamente, se utilizarán según la estimación del horticultor Miguel Galán es de dos millones, una de las cifras más altas jamás alcanzada (siempre se habla de entre 1,2 y un millón) debido al aumento de la siembra y la buena combinación meteorológica de este año.

Fuset contraataca

El éxito de la cosecha ha servido de argumento al concejal para pasar al contraataque después de las duras críticas recibidas por parte del PP por el hecho de que el concurso de adjudicación se declarara desierto por un error administrativo. «Se lo recordamos ahora a aquellos que decían que este año no tendríamos flores para la Batalla de Flores».

Y es que hay que recordar que el ayuntamiento está obligado a convocar concurso, porque la adjudicación supera los 18.000 euros, pero que éste tiene que adjudicarse, sí o sí, a Miguel Galán, puesto que es el único horticultor que dispone de las semillas y el tratamiento adecuado para cultivar las plantas en su modalidad autóctona (el clavellón no se siembra, sino que se plantan esquejes previamente criados). Para cuando se suscitó la polémica, el clavellón estaba plantado y ya había empezado a crecer.