03 de diciembre de 2017
03.12.2017

Un mes y una semana de Navidad por toda la ciudad

Ayuntamiento, entidades e instituciones convierten València en un espacio «nadalenc» casi ininterrumpido hasta el 6 de enero, que tendrá incluso un programa oficial unificado

03.12.2017 | 04:15
Un mes y una semana de Navidad por toda la ciudad

Más allá de las Fallas, capaces de extender su calendario de actividades durante casi todos los minutos del año, no hay otra festividad que extienda con más persistencia su actividad en la ciudad de València como la Navidad. Con la particularidad de que es la única de las que se celebran que no está respaldada por un conjunto uniforme de asociaciones. Aquí no hay ni comisiones, ni hermandades ni asociaciones específicas, sino todas ellas. Una amalgama de entidades que van dando alicientes a la ciudad. Ni siquiera la Gran Fira, que tiene un mes de vigencia. En este caso, y tras las primeras inauguraciones el pasado viernes, coincidiendo con el 1 de diciembre, y hasta el 6 de enero, habrá señales de Navidad. Incluso los circos prolongarán su actividad hasta finales del primer mes del año.

El Nadal 17-18 estará acompañado, por primera vez, de un programa-bidón, a imagen y semejanza del de la Fira, en el que el ayuntamiento unificará una parte importante (que no toda) de las actividades a desarrollar. Porque además de las que se celebran de por sí, otras van incluso produciéndose de forma espontánea. En cualquier caso, el programa, que aporta una emotividad extra a la cotidianidad, es la unión de iniciativas. Del Ayuntamiento y de centros y colectivos comerciales, circos, comisiones de falla y Semana Santa, juntas de distrito, colegios o parroquias, entre otros.

La ciudad se articula en dos ejes. En el centro, la recta que va desde la Catedral a la Plaza del Ayuntamiento o al revés. Junto a la Seo estará el mercado de artesanía y el belén que antaño se instalaba en la plaza del Ayuntamiento. Y en ésta, la pista de hielo, el árbol, el carrusel y el nacimiento que la Asociación de Belenistas instala en el Salón de Cristal. Pero hay más: el Mercadillo de Navidad en los alrededores de la Plaza del Mercado. El otro polo lo forman, en el puerto, la Feria de Navidad y el Circo Raluy Legacy. Al otro extremo de la ciudad, y en el cambio de año, se instala Expojove.

Pero hay más: el ayuntamiento inició hace dos años la distribución por barrios de árboles de mediano tamaño, donde tendrán lugar tanto actividades municipales como aquellas que las asociaciones del barrio quieran convocar aprovechando este soporte, que este año, además, estrenan diseño.

Más de ochenta comisiones de falla aportan los belenes, de los que tienen especial predicamento los de libre diseño.

Nochevieja y cabalgata rematan
Locales sociales de todo tipo albergarán recogidas solidarias de juguetes y alimentos, mientras que los coros se escucharán a pie de árboles, en salones de actos y parroquias, en éste caso acompañadas de los oficios religiosos, cuyo acto principal será la Misa del Gallo de la catedral.
Ya en el último tramo llegarán otros dos macro eventos: la fiesta de Nochevieja, una creación de nuevo cuño que ha alcanzado un gran éxito de convocatoria, y la Cabalgata de Reyes. El particular colofón aunque, como queda dicho, los circos mantendrán el recuerdo durante varias semanas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook