07 de marzo de 2018
07.03.2018
Tráfico

Un accidente con tres vehículos colapsa la zona oeste de la ciudad

La carga de tráfico de Cami Nou de Picanya y de la Avenida del Cid aumentó la congestión

07.03.2018 | 09:19
Un accidente con tres vehículos colapsa la zona oeste de la ciudad

La colisión de tres vehículos en la intersección de la Avenida Tres Cruces con Camí Nou de Picanya provocó a primeras horas de la mañana de ayer un gran atasco en las calles adyacentes que debido a la intensidad de tráfico en la zona de la Avenida del Cid, llegó también al Puente Nou d´Octubre y el antiguo cauce del río.

El difícil equilibrio del tráfico en estas vías generó, en definitiva, uno de los atascos más importantes de los últimos años en València.

La colisión se produjo a las 7,57 de la mañana en Cami Nou de Picanya, justo en la intersección con Tres Cruces. Es decir, se vieron afectadas una entrada a la ciudad y la ronda Sur, dos arterias vitales de la ciudad.

El accidente no produjo daños relevantes a los conductores, pero sí a los vehículos, parte de los cuales quedó dispersa por la calzada, y fundamentalmente a la circulación de toda la zona oeste de la ciudad, muy cargada de tráfico en los últimos meses al recibir parte del tráfico que normalmente salía a la V-30 por la Avenida del Cid, ya que ahora no es posible hacer esa incorporación desde esta avenida debido a las obras de paso inferior de la carretera de Madrid, iniciadas hace meses a la altura del Puente de Xirivella.

A esto se suma la propia congestión del tráfico en esta avenida tras la retirada de las pasarelas peatonales que las cruzaban de parte a parte. Aunque ahora hay menos coches al no poder incorporarse a la V-30, como se ha dicho antes, la secuencia de semáforos ralentiza la circulación de forma habitual, de manera que cualquier incidencia en el entorno acaba por colapsar esta importante entrada y salida de la ciudad.

Al final, el atasco afectó al Camí Nou de Picanya, Archiduque Carlos, Bulevar Sur, Tres Cruces, Tres Forques, Avenida del Cid e incluso a las márgenes del antiguo cauce o la calle Pio Baroja hasta la rotonda de Campanar, a la altura del Bioparc.

Puede decirse que toda la zona este de València estuvo colapsada durante al menos dos horas, pues aunque el tráfico se restableció a las nueve y cuarto de la mañana, la circulación no se normalizó hasta una hora después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook