01 de mayo de 2018
01.05.2018

La noche fantasma de València

02.05.2018 | 08:54
La noche fantasma de València

Señores Grezzi, Galiana y Ribó: soy vecina de Valencia , más concretamente del Barrio de la Luz , tengo 26 años , y habitualmente me gusta visitar el centro de València tanto por su gran oferta de hostelería como porque creo que el centro histórico es uno de nuestros emblemas más característicos como valencianos, así como por sus monumentos .

Lo que como valenciana y vecina no entiendo es que algo tan característico de nuestra ciudad como las terrazas y la vida nocturna se vea tan mermado desde que han llegado ustedes al consistorio.

Comenzaron con eliminar la opción de aparcar en el carril bus, cuando era la vía perfecta para poder realizar desplazamientos desde otras poblaciones, que o bien no tienen servicios de metro o si los tienen finalizan a las 22.30 horas aproximadamente, hecho que imposibilita la movilidad para los vecinos , ya que la mayoría de poblaciones adyacentes a València no cuentan con servicio nocturno de bus para poder regresar , y tampoco disponemos actualmente de servicio de metro 24 horas, como sí otras ciudades europeas.

Eliminar la opción de aparcar en el carril bus no solo eliminó las visitas al centro a realizar consumiciones en restaurantes, bares, etc, además fue un caos pues no dieron una solución asequible para compensar tal agravio, y digo bien , asequible , pues los precios de los párkings del centro que ustedes concertaron no lo son, y en un momento de crisis como el actual, donde la gente busca locales para entrar gratis a pubs y/o discotecas, no van a pagar 6 euros o más por dejar el coche en un aparcamiento.

No contentos con ello, ya que tanto quieren parecerse a una ciudad europea, no han ofertado la red de metro dos horas, servicio del que si disponen en otras ciudades, ni la red de bus 24 horas, más que cada 30 minutos (como poco) y tampoco en toda la red de líneas diurnas, con lo que el servicio se queda corto y sobre todo ineficaz .

Por si fuera poco, nos encontramos ante la vida nocturna que finaliza a las 00.30 h de la noche, puesto que a partir de esa hora, las terrazas de los bares del centro histórico están cerradas, no queda más remedio que entrar a discos o pubs, no solo da pena pasear, pues parece una ciudad fantasma por la oscuridad, más allá de entrar dentro de los establecimientos, sino por pensar a quién se le ha ocurrido semejante idea de no dejar que la gente pueda estar en una terraza más allá de pasada la media noche cual cenicienta . ¿Cree usted que de verdad turistas que vengan a nuestra ciudad y vean atónitos cómo la ciudad cierra antes de la 1 de la madrugada y se ven obligados a meterse en pubs con el olor a tabaco etc, les va a gustar volver?

¿Cuál es la mejor opción? ¿Ir a hacer botellón al aire libre? Cree usted que de verdad así se van a evitar ruidos para los vecinos? Sinceramente, Sr. Grezzi, si esa es la opción, ya no solo por el ruido que se genera, los desperdicios de botellas de cristal, los borrachos, las malas conductas etc, sino por una cuestión de practicidad, permitir que las terrazas estén abiertas le va a generar menos residuos, menos ruidos, y menos borrachos y sobre todo, la imagen de ciudad joven, dinámica, sociable y abierta a ver en sus terrazas cómo los turistas disfrutan de un agua de València, sangría, etc.

Me entristece mucho ver en qué se está convirtiendo mi ciudad, donde el único derecho es el de la bicicleta, pero se entorpece cada vez más pretender entrar al centro en coche/taxi , porque no se olvide que en ese centro histórico también vive gente , que paga sus impuestos y de la misma manera tienen el derecho a no querer optar por la bicicleta para desplazarse y elegir llamar un taxi, etc, y cada vez es menos posible ya que existe el empecinamiento reiterado en peatonalizar sin sentido ni orden ni concierto previo con los vecinos.

Me pregunto, ¿no eran ustedes el partido de la participación ciudadana? Hagan uso de sus promesas y de verdad cumplan para velar por la movilidad de todos y cada uno de los valencianos, incluidos los del casco histórico, igualen el servicio de metro y bus 24 horas y no limiten ni obstaculicen los servicios como la hostelería que tanto beneficio deja en la ciudad y en los puestos de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook