03 de mayo de 2018
03.05.2018
Protocolo

El Mercat prohíbe sentarse en la escalera

El nuevo protocolo obliga a los turistas a ir con guías oficiales, pero no especifica la forma de vestir

04.05.2018 | 09:04
Señal que impide sentarse en las escaleras del Mercado Central durante el horario comercial.

La Asociación de Guías Oficiales es la gran beneficiada del protocolo firmado con el ayuntamiento y con la Asociación de vendedores del Mercado Central. Porque sólo ellos, debidamente colegiados y autorizados, son los que podrán conducir turistas en el interior del ya centenario recinto (Bien de Interés Cultural) y explicar sus pormenores. Para lo que deberán llevar, como es preceptivo, su acreditación. ¿Y aquellos que van por libre o en economía sumergida? «Bueno, está la policía local, el mercado tiene su seguridad privada...». Simplemente se les indicará que ahí no pueden estar. Ni ellos ni sus clientes. Es uno de los puntos más llamativos del protocolo de buenas prácticas que, de cara al turismo, firmaron los concejales Sandra Gómez y Carlos Galiana (delegaciones de Turismo y Comercio) con el Mercado (Quico Dasí) y los profesionales, representados por Teresa Blasco. Lo que estos dos colectivos coincidieron fue en señalar que «era una regulación necesaria para que los y las turistas, que siempre son bienvenidas, no interfieran en la actividad diaria del Mercado Central, y porque, además, da visibilidad a los guías oficiales».

Dasí reconocía que una parte del turismo no sólo son mirones. «Hay puestos que ofrecen bebidas, fruta, jamón... que se consumen en el momento», aunque no deja de ser minoritario. Razón por la que el protocolo era necesario para que compradores, vendedores y turistas traten de convivir sin molestarse. «Queremos contribuir a conservar el uso tradicional de este mercado al mismo tiempo que quiere garantizar que los turistas se lleven una buena experiencia» y Galiana destacó que «a una reivindicación histórica del Mercado Central, que sin comercio no existiría, a pesar de que por su historia, arquitectura y ubicación, en un entorno BIC, es un atractivo turístico de la ciudad».

No se incluye en el decálogo ningún aspecto relacionado con el decoro en la vestimenta «pero hay normas superiores que lo exigen de por sí».

De momento ya se han instalado señales que prohíben sentarse en las rampas y escaleras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas