04 de julio de 2018
04.07.2018
Tráfico

Los conductores huyen del cauce del río y alivian el atasco de Blanquerías

Miles de vehículos optan por la Ronda de Tránsitos o el Bulevar Sur para atravesar la ciudad

04.07.2018 | 04:15
Vídeo: Arturo Iranzo.

Segundo día de cortes de tráfico en la marginal derecha del río, a la altura de Blanquerías, y segundo día de atascos. Pero menos. El desvío voluntario de los conductores por la Ronda de Tránsitos y por el Bulevar Sur, sumado al intermitente levantamiento de los cortes por parte de la Policía Local, hicieron que la situación ayer fuera menos caótica.

Puede hablarse de «tráfico denso» en toda la zona de Pio XII y Gran Vía Fernando el Católico, así como en la marginal izquierda, pero no de «colapso», dijeron fuentes de la Sala de Control de Tráfico de València. Eso sí, las rondas que acogieron todo el tráfico desviado del antiguo cauce vieron aumentar sus niveles de circulación considerablemente.

Como ocurrirá de aquí a finales de agosto, el Ayuntamiento de València mantendrá cortado el tráfico en la marginal derecha del río, incluidos los pasos inferiores previos a Blanquerías, para realizar las obras de sustitución de una gran tubería centenaria que suministra agua potable a Ciutat Vella y la zona norte de la ciudad.

El lunes, primer día de cortes, los conductores se vieron sorprendidos y el atasco fue considerable, incluso retrasando el inicio de las restricciones de circulación hasta las diez de la mañana, cuando había pasado la primera hora punta.

Pero ayer, la situación empezó a cambiar y se pasó de colapso a tráfico denso en toda la zona que confluye con Blanquerías y los pasos inferiores, sobre todo en Pio XII, Gran Vía Fernando el Católico, la marginal izquierda, Guillem de Castro o Pérez Galdós.

Esa reducción del atasco se produjo básicamente por dos motivos, según fuentes de la Sala de Control del Tráfico. La primera porque los conductores que el lunes cayeron en el atasco optaron por tomar la Ronda de Tránsitos, es decir, General Avilés, Peset Alexandre y Primado Reig, para ir al otro lado de la ciudad; y segundo porque la Policía Local, aprovechando que las obras están empezando y aún no está ocupada toda la calzada (en el futuro solo se dejará un carril para el transporte público), dejaba pasar vehículos en horas puntas para evitar el colapso. Toda la tarde estuvo abierto.

Sobrecarga en otros puntos

Eso sí, mientras se aligeraba el intenso tráfico del entorno del río, se masificaba el de las grandes arterias hacia las que se canalizó la circulación, de manera que Peset Alexandre, Pérez Galdós, Fernando el Católico o el Bulevar Sur tuvieron tráfico muy intenso durante todo el día.

En la Sala de Control de Tráfico confiaban ayer en que la situación se vaya «normalizando» en los próximos días a medida que los conductores vayan buscando alternativas. El control de la Policía Local, que ha intensificado notablemente su presencia en toda la zona, será vital, pues serán los propios agentes los que filtren el tráfico y modulen los cortes según la intensidad y las capacidades de cada momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook