05 de julio de 2018
05.07.2018

El Palacio de Congresos de València vuelve a ser el mejor del mundo

El reconocimiento de la AIPC coincide con la celebración del 20 aniversario de su inauguración

04.07.2018 | 21:40
Vista del Palacio de Congresos de València, cuya construcción hace dos décadas ha servido también para revitalizar la zona.

La Asociación Internacional de Palacios de Congresos (AIPC) ha concedido al de València el galardón de mejor palacio de congresos del mundo, título que ya consiguió en el año 2010 y que viene a premiar el esfuerzo que se ha hecho para superar los difíciles años de la crisis e invertir en nuevos servicios que le han colocado en lo más alto del escalafón mundial. Coincide además, con la celebración del 20 aniversario del complejo diseñado por Norman Foster, que suma ya en su corta historia 2.700 eventos, dos millones de asistentes y un impacto económico en la ciudad de 1.100 millones de euros, 36 veces más de lo que costó.

La AIPC agrupa a 185 palacios de congresos de 60 paises, de los cinco continentes, y cada año sondea entre sus clientes qué instalaciones son las mejores. Este año ese galardón ha sido para València y así se anunció el pasado martes por la noche en un evento celebrado en Londres, donde la directora del palau, Sylvia Andrés, recogió el premio de manos del presidente de la Asociación Internacional, Aloysius Arlando.

València se consolida así entre el selecto grupo de 10 palacios que han conseguido este reconocimiento, en este caso compitiendo con los de Singapur, Hong Kong, Sídney, Montreal, Melbourne y Borneo, entre otros.


Reconocimiento del cliente

«El reconocimiento de un Palacio de Congresos como Mejor del Mundo en opinión de sus clientes es la mejor prescripción que puede tener un centro congresual», explicó ayer Sylvia Andrés, directora gerente del recinto, quien destacó el hecho de que el galardón coincida con el 20 aniversario del palacio, «lo que es especialmente importante como respaldo a la gestión y los resultados que hemos conseguido».

«Somos la segunda ciudad que recibe este reconocimiento por segunda vez, primero fue en el año 2010. Desde entonces y debido a los recortes que también afectaron al Palacio habíamos perdido posiciones, pero gracias al esfuerzo que hemos hecho durante estos tres años y donde hemos invertido casi 2 millones de euros en adaptar el palacio a las exigencias de nuestros clientes, invirtiendo en seguridad, en material audiovisual y en todos los servicios que se ofrecen, hemos podido obtener este reconocimiento», explicó, por su parte, la concejala de Turismo y presidenta de la entidad, Sandra Gómez.

Este galardón, que la AIPC concede desde hace 20 años, es el mayor reconocimiento a nivel internacional que puede recibir un recinto congresual y reconoce la excelencia en la gestión, instalaciones, equipamientos, servicios, accesibilidad y capacidad hotelera entre otros, del centro valenciano. El proceso de selección de los finalistas se ha basado en un detallado estudio realizado por expertos de una entidad independiente.


Destino de excelencia

«Es un impulso importantísimo para que València se sitúe como un destino de excelencia, que además atrae el turismo que mayor rentabilidad genera a la ciudad, que es el turismo MICE, de congresos y eventos», añadió la concejala, que también ha apuntado que este tipo de visitante tiene un gasto medio en la ciudad aproximadamente tres veces superior al del turista vacacional o visitante ocasional. «Se calcula que es un turismo que reporta a la ciudad ocho euros por cada euro que invertimos desde la administración pública en ofrecer servicios y recursos», subrayó Gómez.

«Este reconocimiento nos va a proyectar como un destino donde los eventos y congresos de nivel internacional fijen sus ojos. Para nosotros es muy importante que vayamos creciendo en número de eventos internacionales, porque no sólo es positivo por la rentabilidad económica directa para la ciudad, sino porque nos posiciona como un destino de calidad y mejora la imagen de València», dijo la concejala, que también ha indicado que personas que vienen a un congreso son posteriormente «prescriptores del destino y vienen con sus familias en época vacacional a descubrir la ciudad».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook