07 de julio de 2018
07.07.2018
Movilidad

Fernando el Católico, Ramón y Cajal y Primado Reig se suman al carril bici

El consistorio aprobará el próximo viernes la construcción de estos viales, que irán, en todos los casos, por la calzada

07.07.2018 | 04:15
Un ciclista, anoche, circulando por la Gran Vía Fernando El Católico. Foto: Germán Caballero.

La ciudad de València continúa con su plan de adaptar las calles a la movilidad sostenible. En este sentido, la construcción de carriles bici resulta fundamental y el ayuntamiento sigue generando en todo tipo de vías. Una de las asignaturas pendientes, en este sentido, son las grandes vías. Cuando se reformaron no fueron adaptadas para la circulación de bicicletas, pero esta carencia es solo cuestión de tiempo.
Así, en la Junta de Gobierno Local del próximo viernes se aprobarán tres nuevos proyectos de carril bici surgidos de los presupuestos participativos, tanto de 2017 como de 2018. Se trata de los correspondientes a tres grandes avenidas de la ciudad, como son Primado Reig y las Grandes Vías Ramón y Cajal y Fernando el Católico; y a la corrección de parte del de la avenida del Port, que se va a bajar a la calzada como ya se está haciendo en otros lugares como Blasco Ibáñez, pues la presencia del carril bici al mismo nivel de los peatones es una fuente frecuente de conflictos y es un aspecto que el Govern de la Nau está decidido a cambiar.

Uno de los más significativos es el proyecto de carriles bici para las Grandes Vías, Ramón y Cajal y Ferran el Catòlic, desde plaza de Espanya hasta el viejo cauce del río Turia. Su principal novedad, y que constituye algo nuevo en la ciudad, por lo que habrá que educar en ello también a los ciclistas, es que, se establecerá un carril bici unidireccional por sentido de circulación anexo al carril EMT-Taxi, que a su vez estará segregado del resto de la circulación.

El motivo, como ayer informaban fuentes del ayuntamiento, es que así se evita tener que quitar uno de los dos carriles destinados a la circulación de coches y otros vehículos de motor.

De este modo, el reparto del espacio segregado será de 1,20 metros de ancho para el carril bici, mientras que para el carril EMT-Taxi serán 3,15 metros.
El presupuesto para este tramo, que consta de 1.700 metros de recorrido para vehículos sostenibles, es de 302.098,67 euros.

Carril bici de Primado Reig
Otro de los carriles bici que se van a construir será el de Primado Reig. Esté tendrá una distancia aún mayor, de 2.400 metros, e irá desde la avenida de la Constitució hasta Blasco Ibáñez, pasando por avenida de Catalunya. En este caso, el carril bici será bidireccional y de 2,50 metros de ancho, discurriendo pegado a la acera sur de la avenida, por lo que el carril EMT-Taxi se desplazará.

Las paradas de EMT dispondrán de un paso de peatones elevado –a nivel de acera- para que los usuarios del autobús puedan cruzar el carril bici sin problemas y subirse al mismo.

Otra singularidad de este proyecto es que, al llegar a la avenida de la Constitució, cuando circule paralelo a la rampa del paso inferior, al haber únicamente un carril en calzada, éste se convertirá en ciclo-calle.

El carril bici de la avenida de Primat Reig, con un presupuesto de licitación de 493.341,76 euros, conectará el carril bici de avenida de la Constitució (que se hará previamente) con el de Blasco Ibáñez, y en su recorrido enlazará también con los carriles bici de Almassora, Cavanilles y Dr. Gómez Ferrer, dando servicio directo a los distritos de Rascanya, Saïdia, Benimaclet y Algirós.

«Las personas quieren y deben poder circular de manera sostenible utilizando las vías más directas. De ahí que estos carriles bici en arterias principales, hasta ahora reservadas en exclusiva a los vehículos motorizados, hayan surgido de procesos participativos y su construcción, además de necesaria, sea una cuestión obligada», apuntaba el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

Carril bici de la Avenida del Port
Finalmente, se bajará a calzada el tramo de carril de la avenida del Port ya existente entre Serradora y J. J. Dómine. El carril de esta avenida, construido sobre acera coincidiendo con la reurbanización de la avenida, ha sido siempre fuente de quejas. El actual proyecto, con un precio de licitación de 300.112,62 euros, ha sido realizado como resultado de la solicitud ciudadana dentro de los presupuestos participativos, se trasladará a la calzada, emplazándose a uno de los carriles de circulación ya existentes, y teniendo carácter bidireccional, segregado y un ancho de 2,50 metros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook