14 de julio de 2018
14.07.2018

La reina de la «Falla de las Sillas» que ahora busca un nuevo trono

14.07.2018 | 01:23
La reina de la «Falla de las Sillas» que ahora busca un nuevo trono

as aspirantes a la corte persiguen un trono. Pero Cristina Oliva ha tenido ya sillas. Y a tutiplén. Ha sido la fallera mayor de Borrull-Socorro, la falla de las sillas, la ganadora del concurso de Experimentales. «Fue una idea que me encantó. ¿Qué hice? Lo que me permitieron entre mi hermana, que ha estudiado Bellas Artes y el resto del equipo de monumento. "Haz esto", "Pinta de rojo"...». Cumplir órdenes sin romper nada. «El día de la plantà, cuando lo montamos, se me puso la piel de gallina». Fue, sin duda, la reina de una de las fallas más llamativas del año. «Los bomberos tuvieron que acabar por apagarla porque se tenían que ir a otra cremà y aquello no se terminaba. Quedaron un par de sillas por arder».

Para cuando cumpla 24 años, Cristina ya sabrá hasta donde ha llegado en su carrera cortesana, pues los cumple en noviembre. Es tecnóloga de los alimentos, «estoy acabando un Máster en Inocuidad y Calidad Alimentaria y he empezado a trabajar como técnico de calidad en una empresa del sector de fruta y verdura». Básicamente «revisar análisis y certificaciones. Comprobar que todo el género tiene las condiciones óptimas. He hecho de todo esta profesión, pero actualmente es un trabajo sobre todo de oficina. Acabo de empezar con este trabajo, pero nada más salir del grado ya entré en el mercado laboral. Me siento afortunada».

Dos falleras en la corte infantil, Amparo Prósper en 1990 y Paula Pastor en 2002 son el historial de Borrull-Socors. Ella llegó a la comisión «porque la pareja de mi madre es de toda la vida de esa falla. Al final nos apuntamos y llevo allí cinco años. Antes había sido de Mestre Arambul Sanz, porque yo soy de Campanar».

Compatibilizó el cargo de fallera mayor con el de actriz en el concurso de teatro. «Me lo ofrecieron y accedí casi de correprisas. Este año volvemos a participar. Ya estamos ensayando». Se estrenaron en la categoría de promoción y pasaron el corte: tuvieron derecho a subvención. Ser fallera mayor casi recién aterrizada tuvo su preparación previa: «el año anterior no teníamos fallera mayor e hicimos unos cargos de puertas para adentro. Y yo fui "Regina del Foc"». Es decir, una de esas figuras que el Reglamento Fallero, Él, dice que no son legales y que muchas comisiones tienen y mantienen y nadie les dice nada. «No íbamos a presentaciones ni había un destaque en la Ofrenda ni nada parecido. Eran para la inauguración del casal... yo, por ejemplo encendí la traca de la cremà. De vivir eso, que era un primer paso y descubrir más cosas, como no había ninguna otra candidata me atreví. Me lo dicen un par de meses antes no me lo habría creído».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook