10 de agosto de 2018
10.08.2018

Vecinos de El Saler usan montajes de Barrio Sésamo como denuncia

Los residentes optan por estos famosos personajes para explicar los problemas generados por la mala conexión entre el barrio y el puerto

09.08.2018 | 20:24
Epi y Blas explican la necesidad del semáforo con pulsador.

«Blas, ¿estás durmiendo?». Esta frase -igual que otras de Barrio Sésamo- ha marcado la infancia de millones de personas en todo el mundo que han crecido aprendiendo a través de estos personajes qué era arriba y abajo, dentro y fuera o el orden de los números. Sin embargo, en la ciudad de València, estos famosos personajes han vuelto a la primera línea con otro fin, el de enseñar a las autoridades las necesidades de un municipio como El Saler.

Esta peculiar iniciativa, apoyada por diferentes activistas de la zona, así como la Asociación Usuaris Port del Saler, la Asociación de Vecinos de El Saler y la Asociación Cultural Casa de la Demanà tiene como fin la recuperación de la conexión de El Saler con su puerto, un acción que se perdió con la construcción de la CV-500 en los años 70.

Como explica Miguel, uno de los activistas participantes en esta idea, en la actualidad el único acceso al Port del Saler es una pasarela que «no está adaptada para personas con poca movilidad» y que también supone un problema «cuando llevas objetos de mucho peso». Por ello, mediante las viñetas compartidas a través de las redes sociales se pretende «concienciar de la situación que vivimos» y pedir una modificación en la actual carretera para adaptarla a nuestra «situación actual».

Menos velocidad


La solución que desde la plataforma contemplan es la de añadir un elemento que permita reducir la velocidad, como podría ser el caso de una rotonda, la cual además «permitirá dar un mejor servicio al puerto en coche», ya que ahora «hay que ir hasta Natzaret que está a 18 kilómetros», recalca Miguel.

Asimismo, otra de las demandas principales de los vecinos es la de crear «un paso de cebra y un semáforo con pulsador», los cuales mejorarán la conexión entre el puerto y el barrio. Así lo ilustran a través de las distintas imágenes con mensajes como «Ves lo sencillo que es Epi? Cuando le damos al pulsador el semáforo se pone en verde y podemos cruzar».

Pese a esta campaña, Miguel destaca que lo que se necesita «es voluntad política», la cual «parece que sí que hay» por parte de la Administración y, por ello, «seguimos con la esperanza de que esto se solucione en esta legislatura como ha pasado con otras obras de la CV-500», recalca el activista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook