12 de agosto de 2018
12.08.2018

Muere un joven de 20 años tras ahogarse en la playa de la Malva-rosa

El fallecido entró al agua hacia las 7.30 al salir de una discoteca y fue rescatado a las 13 horas

11.08.2018 | 20:50
Muere un joven de 20 años tras ahogarse en la playa de la Malva-rosa

Los peores presagios se confirmaron ayer, sobre las 13 horas, cuando un grupo de bañistas sacó del agua el cadáver de un joven, de 20 años y de nacionalidad española, que llevaba desaparecido desde las 7.40 horas de la mañana en la playa de la Malva-rosa. Daba así por concluido un amplio operativo de búsqueda y de rescate que se puso en marcha de inmediato cuando su amigo, que también había entrado con el fallecido en el agua después de salir de una discoteca de la zona, daba el aviso al 112 de que su compañero no había salido del agua. Según relatan varios testigos, que estaban en la playa a primeras horas de la mañana, el oleaje era bastante fuerte. De hecho ondeó la bandera roja hasta, prácticamente, las 13.30 horas.

La mañana fue muy tensa en una playa repleta de bañistas que veían como tenían que salir del agua para que los efectivos de Cruz Roja, Salvamento Marítimo, Policía Local y Nacional pudieran peinar toda la zona en la que se temía que podía estar el cuerpo del desaparecido. Lo buscaron con motos de agua, helicópteros y diversas embarcaciones, pero, según relatan varios testigos, fue el propio compañero del joven quien, una vez recuperado del supuesto estado de embriaguez en el que se encontraba, y del shock por ver cómo desaparecía su amigo, se volvió a acercar al lugar por el que habían entrado y pidió la colaboración de varios bañistas para tratar de buscar y sacar del agua a su amigo. Cosa que consiguieron poco después cuando, ante el asombro de todos los presentes, lo lograron sacar entre unas seis personas y lo depositaron en la arena, a la altura de la estatua de los peces, entre el restaurante Los Ángeles y el Hospital de la Malva-rosa.

Reanimación sin éxito


Fuentes de Cruz Roja explicaron posteriormente que el cuerpo se hallaba semihundido en la arena, motivo por el cual, seguramente, los efectivos de búsqueda no habían logrado encontrarlo hasta ese momento a pesar del importante despliegue por tierra, mar y aire.

Fue entonces cuando los efectivos de Salvamento Marítimo y de Cruz Roja intentaron reanimarlo efectuándole el boca a boca. Según relatan los testigos, lograron sacar mucha agua de sus pulmones, pero ya era demasiado tarde para conseguir salvar su vida. Posteriormente, la Policía Local se personó en el lugar y procedió a acordonar la zona, para lo que se sirvió tanto de las hamacas públicas como de sus propias motos. Y también procedió a rodear el cadáver, con diversas hamacas, y a cubrirlo con lo que tenían a mano en ese momento.

Para entonces, la zona era un hervidero de curiosos que se habían acercado al lugar, hasta que la Policía tuvo que pedirles que desalojaran la zona.

Resultaba paradójico, no obstante, contemplar cómo la gente seguía bañándose y tomando el sol en sus hamacas a escasos metros donde permanecía, a la espera de que se presentaran los atestados, el cuerpo del joven rodeado de hamacas y cubierto con telas e incluso toallas de playa.

Finalmente, la médico forense se presentó en el lugar sobre las 13.40 horas y el levantamiento del cadáver tuvo lugar hacia las 14 horas, generando, de nuevo, una gran expectación entre los bañistas y curiosos.

Fue entonces cuando se pudo apreciar que, tal y como habían contado los testigos que vieron cómo lo sacaban del agua, se trataba de un hombre joven y corpulento, que iba vestido tan solo con ropa interior, pues el amigo ya había contado que se quitó la ropa antes de entrar al agua.

Residía en Malilla

Según pudo saber Levante-EMV, el joven era de nacionalidad española y residía en el barrio de Malilla, mientras que su madre vive en Zaragoza y ayer mismo se disponía a viajar a València. Su padre reside en Albacete. Por lo que respecta al amigo que se metió con él al agua y que posteriormente fue uno de los que, al parecer, sacó su cuerpo, los testigos indicaban que abandonó la zona acompañado de una mujer y un niño, y añadían que la policía lo buscaba para tomarle más declaraciones sobre todo lo sucedido.

Poco a poco, ya con el cuerpo camino del tanatorio y con la policía retirando el acordonamiento, la normalidad regresó a la playa de la Malva-rosa y, poco tiempo después, nada hacía indicar que allí, hacía apenas unas horas, se había producido un trágico accidente. Salvo, tal vez, por los comentarios de la gente que seguía en el lugar y que todavía estaban asumiendo lo que habían presenciado en esa mañana de playa en la que la tragedia les tocó de cerca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook