13 de septiembre de 2018
13.09.2018
Movilidad

La empresa valenciana de coches de alquiler pide licencia para operar

CarGreen solicita al ayuntamiento que le indique qué tasas ha de pagar para comenzar su negocio

13.09.2018 | 00:03
Alejandro Villamuera, de CarGreen, en una feria sobre movilidad.

La empresa valenciana de alquiler de coches compartidos CarGreen, con sede en Campanar, ha solicitado al Ayuntamiento de València licencia de actividad y de ocupación de vía pública para poder desplegar una flota de 40 vehículos eléctricos.

Según el director general de esta compañía, Alejandro Villamuera han presentado por registro de entrada una «solicitud por aproximación», es decir, ante la ausencia de una ordenanza que regule el carsharing y otro tipo de servicios similares (motos, bicicletas o patinetes compartidos), piden al consistorio que les dé permiso para desplegar su negocio «pagando las tasas e impuestos que ellos consideren convenientes».

CarGreen además ha presentado otro documento en el que solicita al ayuntamiento la licencia para instalar 40 puntos de recarga para vehículos eléctricos en la vía pública. Aunque los usarían para su flota de carsharing eléctrico, están dispuestos a que estos postes sean públicos, es decir, que lo pueda usar cualquier usuario, sea o no cliente de carsharing.

CarGreen ya se reunió el pasado mes de julio con la concejalía de Movilidad Sostenible para exponer su propuesta al Ayuntamiento. Piden la concesión de una licencia para poner en marcha su modelos de carsharing, además de una serie de exenciones en la zona azul para su flota y a cambio le ofrecen al consistorio la instalación de 40 puntos de recarga para vehículos eléctricos públicos; los usuarios pagarían por tiempo de carga de sus coches.

Tras escuchar el proyecto que encabeza Alejandro Villamuera, la concejalía emplazó a CarGreen a reunirse de nuevo ahora en septiembre, precisamente cuando está previsto presentar el borrador de la nueva ordenanza de movilidad, que debería contemplar ya la regulación de estos sistemas de vehículos compartidos. Así se comprometió el alcalde tras la polémica suscitada con la compañía Lime de patinetes eléctricos.

Apoyo del PSPV

CarGreen, mientras tanto, ha recabado el apoyo del PSPV, uno de los socios del gobierno tripartito, que ya pidió hace unas semanas que se regule este tipo de negocios porque los considera esenciales para la movilidad sostenible de la ciudad. De hecho, Alejandro Villamuera ha sido invitado por los socialistas para participar el día 22 en una mesa sobre movilidad sostenible.


Esperando la nueva ordenanza

El Ayuntamiento de València reconoce que se ha reunido con varias compañías de carsharing que han mostrado su interés de desplegar su flota de vehículos en el «cap i casal», pero hasta ahora el consistorio está frenando el ímpetu de negocio de todas.

Fundamentalmente porque piden estacionamientos gratuitos en la zona azul, algo que el gobierno de Ribó todavía no tiene claro cómo regular, por lo que pide tiempo hasta que esté la nueva ordenanza. Precisamente, el concejal Grezzi mantuvo ayer que en pocos días verá la luz este nuevo documento normativo.

Desde CarGreen defienden que su modelo es mucho mejor que el que proponen las grandes multinacionales y además ofrecen los puntos de recarga eléctrica a cambio. «Nosotros somos una empresa valenciana pequeña, que ofrece un modelo de negocio asumible por la ciudad. Queremos hacer las cosas bien y por ello pedimos al ayuntamiento la licencia para operar. Pero el Ayuntamiento sabe que existe el riesgo de que una multinacional suelte 200 coches en València, como han hecho las motos o los patinetes. Y si están bien estacionados, no podría hacer nada para evitarlo», advierte Villamuera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook