16 de septiembre de 2018
16.09.2018

Chiquillo ensalza el valor de la seda de València en Uzbekistán

El representante de la Unesco presentó la ponencia en el Festival de Textiles «Atlas Bayrami»

15.09.2018 | 22:35
Ponencia celebrada ayer con la presencia de Chiquillo, a la izquierda.

José María Chiquillo, presidente de la red internacional del Programa Unesco Rutas de la Seda, reconoció ayer el legado histórico de la seda en València, así como la relevancia de la ciudad, de la que dijo que era «el faro en el Mediterráneo occidental» de la ruta.

Con motivo de la celebración de la cuarta edición del Festival de Textiles Tradicionales «Atlas Bayrami», se organizó un encuentro internacional de expertos en Margilan, una ciudad de la región de Fergana, en el país asiático de Uzbekistán. Fue en este contexto en el que Chiquillo presentó su ponencia «València en el Programa de la Unesco Rutas de la Seda».

En su intervención, que se enmarcó en el panel dedicado a las diferentes rutas como fenómeno global de interacción cultural entre Oriente y Occidente, manifestó que la capital valenciana representa una «seña de identidad» para sus habitantes, así como «siglos de historia y tradición sedera». En este sentido, destacó que la ciudad «debe proyectar su potencial turístico a nivel internacional» mediante la «puesta en valor de su patrimonio histórico y artístico, sus fiestas, cultura y tradiciones», así como su «posición geoestratégica como fortalezas y mejores tarjetas de presentación de una región emprendedora», a la que definió como «próspera y solidaria».

Y es que, aunque en menor medida que en siglos anteriores, la fabricación de seda valenciana persiste gracias a la indumentaria tradicional utilizada en las Fallas, fiesta que se declaró Patrimonio Cultural Inmaterial en el año 2016 por la Unesco.

«València lidera hoy la propuesta de posicionar la Ruta de la Seda como una red de ciudades, de destinos reconocidos internacionalmente donde el turismo, la cultura, el patrimonio histórico, el diálogo y el desarrollo sostenible son una marca de calidad», afirmó José María Chiquillo ante representantes de países como Francia, Mongolia, Rusia, Indonesia, Kazajstán, Kyrgystán y China.


Joyas de la seda valenciana

El presidente de la red internacional del Programa de la Unesco Rutas de la Seda puso en alza a las que él considera «las dos joyas de la seda de València».

La Lonja de los Mercaderes de la Seda, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996 por la Unesco, se construyó entre los años 1482 y 1548 constituyendo un edificio insignia de la riqueza del Siglo de Oro de la capital autonómica, una época marcada por la prosperidad comercial. De hecho, la seda convirtió a la industria textil en la más potente del Reino de València durante los siglos XIV y XVIII.

De esta construcción tan emblemática, Chiquillo afirma que es una «obra maestra de la arquitectura civil gótica mediterránea».

Por otro lado, el Colegio de Arte Mayor de la Seda, que se encuentra en el histórico Barrio de Velluters, considerado cuna de los artesanos del terciopelo, se fundó como centro del gremio en el siglo XV y jamás abandonó ese estatus de gran privilegio.

Actualmente, la Comunitat Valenciana se sitúa entre las autonomías españolas que exporta mayor cantidad de este tejido a los países orientales del continente asiático, como Corea del Sur o Japón. Además, cabe destacar que España es el 32º estado miembro que comprende la Ruta de la Seda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook