20 de septiembre de 2018
20.09.2018
Ana Horcajada Rodado | Falla Periodista Gil Sumbiela-Azucena | Benicalap

Una vecina le dio hace viente años el mejor consejo posible: hacerse fallera

20.09.2018 | 00:28
Una vecina le dio hace viente años el mejor consejo posible: hacerse fallera

Celebrar el cumpleaños en un balcón alquilado «con el resto de falleras mayores, viendo la mascletà», está muy bien. El próximo 12 de marzo, Ana Horcajada podría celebrar su 29º cumpleaños en el mejor balcón, el municipal y con tarta incluida. Para ello es necesario su nombre esté escrito en el acta definitiva. Sería la recompensa a una carrera fallera que le debe «a una vecina, que era fallera de la comisión y que fue quien nos invitó a conocerla». Ana tenía ocho años. «Mis padres son de Alhambra», una pequeña población de Ciudad Real de poco más de mil habitantes, donde «siempre voy en verano». Y, naturalmente, el venenillo de la fiesta le tuvo que llegar por impulsos externos. Fue entrar y quedarse desde entonces y ya han pasado veinte años. Su amiga fue la mentenedora en su exaltación. «No fui infantil precisamente por eso: acababa de llegar, mis padres no eran falleros...», pero como las cosas evolucionan, lo vivido por ella ya no es algo que caiga de nuevo en casa. «Soy la mayor de tres chicas. Con la pequeña me llevo doce años y ella sí que fue fallera mayor infantil y también estuvo preseleccionada para 2013». Ya saben el camino.

Tras unos primeros pinitos de recepcionista en una residencia de ancianos, Ana trabaja en una agencia que gestiona «habitaciones para estudiantes universitarios y también en un hostal». Muy buenos jefes para liberarla en temporada alta. «La verdad es que sí: trabajé hasta el 14 de marzo». Pero no era la hostelería su Plan A. «Realmente lo que he estudiado es Arquitectura Técnica y Energías Renovables. Lo que pasa es que las oportunidades vienen cuando vienen. No encontraba de lo mío y aproveché esta oportunidad. Claro que me gustaría trabajar de lo que he estudiado, pero aquí también estoy muy contenta y tampoco descarto especializarme aún más en hostelería».

Veinticinco años han pasado desde que Periodista Gil Sumbiela-Azucena no visita la corte de honor. «Desde que entré no me he movido de esta comisión, donde estoy muy a gusto». Ha sido delegada de protocolo y "normas internas". Es decir, «establecer bien los diferentes actos. Las filas de la Ofrenda y cuestiones parecidas». Fue fallera mayor por la fórmula del consenso. «Quería haber sido antes; por ejemplo, en 2016. Pero en la comisión siempre procuramos hablarlo entre entrantes y salientes y decidimos que en 2018». Con un añadido emocional: «además de mis experiencias como fallera mayor, viví las Fallas pendiente de mi hermana porque, en teoría, salía de cuentas el 15 de marzo. Pero se esperó y me hizo tía por primera vez nada más pasar fallas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook