20 de octubre de 2018
20.10.2018
Corredor verde

Un sistema de alertas evitaría el acceso al corredor del Turia en caso de lluvia

El parque fluvial del Besós en el que se fija Ribó cuenta con señalización acústica y luminosa

20.10.2018 | 00:36

El corredor verde que el alcalde de València Joan Ribó persigue para el cauce nuevo del Turia contaría con un sistema de alertas en caso de fuertes precipitaciones, y podría asemejarse al que ya funciona en el Parc Fluvial del Besós (Barcelona).

Con la seguridad como máxima prioridad en caso de fuertes lluvias, el dispositivo tendría que evitar el acceso de usuarios al interior del lecho cuando la permanencia pudiera resultar peligrosa, o si se esperan crecidas importantes.

Para ello, el Besós cuenta con una red de pluviómetros, estaciones de aforo y radar meteorológico, que se alimenta en tiempo real y que genera una información que permite activar la señalización acústica y luminosa instalada a lo largo de todo el trazado. Unos plafones informativos y los avisos de los diferentes organismos completan la seguridad de la zona.

El parque fluvial del Besós comprende los últimos nueve kilómetros del río, desde la confluencia con el río Ripoll hasta la desembocadura en el Mediterráneo. Se trata de un espacio gestionado por el Área de Espacios Naturales de la Diputación de Barcelona, que además cuenta con videovigilancia. Seis cámaras recogen imágenes en color de las diferentes zonas del parque fluvial, que se transmiten en tiempo real y se visualizan en un centro de control. Este mecanismo permite conocer la actividad y presencia de personas, ya que se trata de un lugar donde se puede pasear, correr o transitar en bicicleta, que es el objetivo que persigue Ribó para el cauce del Turia.

La rehabilitación del Besós se llevó a cabo entre enero de 1996 y marzo de 1999, por una fuerte demanda vecinal de los municipios por los que discurre y tras recibir el soporte y fondos de la Unión Europea. Tratándose de un río con un régimen mediterráneo, donde la fluctuación de caudales es la norma como en el caso del Turia, el sistema de Alerta Hidrológica del Parque garantiza la retirada de toda la actividad del parque antes de que se produzca cualquier incidencia.

De ahí que desde el equipo de Ribó se reiterara ayer que la propuesta del alcalde no era un «disparate» como apunta el Partido Popular, que calificaron de «ocurrencia» el anuncio realizado el miércoles en el Debate del Estado de la Ciudad.

El proyecto está aún en su fase inicial y además deberá obtener la autorización de la Confederación Hidrográfica del Júcar, además la Generalitat para introducir modificaciones en el Plan de Ordenación del Parque Natural del Turia. El director general de Medio Natural y Evaluación Ambiental, Antoni Marzo, veía «perfectamente factible» la idea de Ribó, porque la Conselleria trabaja también en la creación de corredores ecológicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook