Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actuación

Cultura repara los audiovisuales de l'Almoina para dignificar el museo

Tello encarga un proyecto integral para subsanar los fallos del centro arqueológico y evaluar los daños estructurales

La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de València ha reparado los audiovisuales del Centro Arqueológico de l'Almoina, que podrá volver a ponerse al cobro a partir de la semana próxima. La reparación de dichos audiovisuales, pieza fundamental para entender el significado y contexto de las ruinas de época romana, árabe y visigoda que se exhiben, llega después de que la dirección del centro arqueológico, inaugurado en 2007, acordara el pasado mes de agosto dejar de cobrar entradas dado que el museo no prestaba el servicio esperado.

El centro arqueológico cuenta con 19 audiovisuales y su reparación ha tenido un coste de 8.000 euros. Se han recuperado todas las pantallas del sótano, salvo las que eran irreparables por su tecnología obsoleta, y también el plasma de la entrada.

Además de reparar los audiovisuales, el ayuntamiento está trabajando en un plan integral para remodelar y adecuar el museo de l'Almoina. Así lo explicó ayer la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, quien informó de que su departamento trabaja en tres frentes para dignificar el que debía ser un centro arqueológico de referencia.

Además de la reparación de los aparatos audiovisuales, que finalizó el lunes, la concejalía de Cultura trabaja en una remodelación museográfica, para la cual se ha contratado a Dani Nebot. Además se encargará un informe técnico, desde el punto de vista arquitectónico y de ingeniería, para identificar las problemáticas estructurales del edificio y la plaza, en cuyo exterior se aprecian grietas y desprendimientos del revestimiento de piedra.

Tello explicó ayer que la idea es «dignificar este espacio», donde surgieron problemas casi desde su inauguración. Sobre la lámina de agua-lucernario de la plaza que ha provocado filtraciones y problemas de humedad al museo, la concejala explicó que los arquitectos deberán aportar igualmente soluciones. El mantenimiento de esta fuente cuesta 12.000 euros al año.

La concejala explicó que los principales problemas en el museo son el funcionamiento incorrecto de los aparatos audiovisuales, que utilizan una tecnología «obsoleta» sumados a un proyecto museográfico «mal concebido» y con errores de bulto, como incluir imágenes de la mezquita de Córdoba, al margen del problema estructural de la plaza arqueológica.

Tello explicó que debido a los «malos servicios que se estaban ofreciendo» el 14 de agosto el director del museo, Albert Ribera, decidió dejar de cobrar entrada. Una medida que, según explicó Tello, no le fue consultada.

La remodelación del contenido del museo buscará un nuevo discurso «ya que se consideran caducos algunos de los contenidos», como el edificio identificado con el ninfeo romano que ahora se ha reinterpretado. No se descarta en este punto que se puedan incorporar nuevas piezas y elementos arqueológicos al museo.

Dentro de la remodelación de la plaza, se incluirá la intervención en el ascensor que comunica la plaza con el museo, para instalar un nuevo cerramiento que impida su deterioro debido a la práctica del botellón en esta monumental plaza.

Compartir el artículo

stats