03 de enero de 2019
03.01.2019
Pobles de València

La Punta se rebela contra el Ayuntamiento y la Generalitat por la ZAL

El alcalde pedáneo carga contra los responsables políticos de Compromís por tramitar el nuevo plan especial. Ignasi Vázquez anuncia que destinará su sueldo público a financiar el nuevo proceso judicial de los vecinos contra la zona logística que impulsa el Puerto

03.01.2019 | 11:51
Ignasi Vázquez, tercero por la izquierda junto a Joan Ribó, Sergi Campillo y Consol Castillo

Que el Ayuntamiento de València haya aceptado la 'legalización' de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de La Punta con un corredor verde como "la opción menos mala", en palabras del alcalde Joan Ribó, ha hecho explotar al alcalde pedáneo de este pequeño pueblo del sur de la ciudad, Ignasi Vázquez. En un duro comunicado, Vázquez se erige en portavoz de los vecinos de este enclave en la huerta para rechazar por completo la aprobación del plan especial impulsado por el Puerto, la Generalitat y el Ayuntamiento. No dimite, pero se rebela. Y anuncia que se unirá al recurso judicial que ya se prepara: "A pesar de que no pienso dimitir, suspendo mis tareas de asistencia a funcionarios y a reuniones políticas en señal de protesta. Voy a destinar íntegramente la compensación que cobro por mis funciones de alcalde pedáneo a contribuir en los gastos económicos del futuro contencioso–administrativo en contra del nuevo plan especial de la ZAL".

Ignasi Vázquez, militante de Compromís, carga contra las decisiones de los representantes políticos por alejarse de sus compromisos electorales, que fueron en el caso de Compromís, intentar revertir la ZAL tras el varapalo judicial que la declaró ilegal. Según la Universitat de València, además, se violaron los derechos humanos de sus habitantes durante los desalojos. Su decepción y crítica es hacia los cargos electos tanto en el Ayuntamiento como en la Generalitat que no se han opuesto al nuevo plan especial presentado, en el que se reserva un corredor verde que apenas supondrá un 10 por ciento del terreno expropiado en su día a los agricultores. Lo demás, se llenará de contenedores del puerto.

Por ello, el alcalde de La Punta se ha visto con la necesidad "de explicar y hacer público aquello que otros con sus maniobras políticas e información sesgada intentan ocultar", en referencia a los representantes políticos, incluidos los socios de Compromís, como el PSPV-PSOE y Podem. Así, Vázquez considera la tramitación de la nueva ZAL "es un procedimiento irracional y especulativo que no sirve al propósito que se explicita en público".

El alcalde recuerda en primer lugar que la responsabilidad de retomar el plan anulado reiteradamente por los tribunales "fue del gobierno del PP de 2014, pero el gobierno del Botànic, en el cual participan PSPV-PSOE, Compromís (Bloc, Iniciativa del Poble Valencià, Verds-Equo) y Podem tiene que asumir la responsabilidad política de continuar con su tramitación".

"En la aprobación han vuelto a intervenir los tres gobiernos: central, autonómico y local. En ningún caso se ha dado ninguna capacidad de intervención ni al alcalde de La Punta, ni a los vecinos directamente afectados, ni a otros sectores de la ciudadanía valenciana que han expresado la disconformidad con el plan", explica Vázquez, quien se ha apoyado en la plataforma Per l'Horta para realizar este comunicado.

"De la sombra de aquellas negociaciones entre administraciones sabemos que salió el Plan de Natzaret, se habló de La Marina, del Pla d'Acció Territorial de l'Horta, de la ley de la huerta, de la V-21, de la ampliación de la depuradora de Pinedo€ Se ha utilizado el territorio y todo su valor como mera mercancía para tapar los errores de nuestros políticos. En ningún caso se ha valorado el desalojo forzoso del vecindario de La Punta, la violación de derechos humanos y la pérdida de patrimonio para el futuro de toda la sociedad", lamenta el también militante de Compromís.

"La identidad y coherencia propias, los siglos de sabiduría y cultura popular depositados en La Punta están en claro peligro de extinción", explica Vázquez. "La pérdida que ha supuesto la destrucción de la partida agrícola, sus caminos, sendas, los centenares de años de enriquecimiento de la tierra, sus familias y cultura, solo es comparable al que supondría para Granada que un iluminado derrocara el Alhambra para construir un aeropuerto o cualquier otra ocurrente infraestructura. ¿Qué seria de Granada y su turismo sin el Alhambra?", se pregunta el alcalde pedáneo.

"Con la mirada puesta en el futuro no puedo más que expresar mi total discrepancia en las formas y en el fondo. No puedo estar de acuerdo en que se planifique el futuro de La Punta y de València con ideas del siglo pasado que, en mi opinión, condenan en el pueblo de La Punta a su deshumanización urbana. La aprobación de este plan obliga en la ciudad de València a perder su tan preciada muralla verde de huerta. Todos los valencianos se verán privados de los beneficios de la huerta periurbana del sur de la ciudad y a cambio los especuladores del territorio tendrán su beneficio privado", argumenta Ignasi Vázquez.

"Si el único argumento explícito es que se tiene que aprobar el plan porque solo se anuló por defecto de forma, yo los digo que veo el mismo fondo y las mismas formas en el plan y en los políticos. Formas que siguen violando los derechos de las familias que tienen raíces a La Punta y este es el aspecto que más me ofende como alcalde de La Punta, como vecino y como descendente de expropiados", señala Vázquez por la decisión de las tres administraciones de hacer un plan especial para "legalizar" la zona logística.

Ante esta nueva tramitación de la ZAL, el alcalde de La Punta asegura que aboca a los afectados a recurrir de nuevo a los tribunales. "Si los responsables políticos en el Ayuntamiento y Generalitat tienen la voluntad expresa de hacer una ZAL a La Punta, no hay más a decir sobre el fondo de la cuestión. Solo que asuman ante la historia el peso de sus decisiones. Como en otras ocasiones, obligan a la sociedad civil a buscar amparo en los tribunales".

Ignasi Vázquez finaliza su duro comunicado con dos peticiones. Por una parte, "a todo aquel que esté en contra de este plan que encuentre la valentía de levantar su voz y aporte su granito de arena en la lucha contra la hegemonía informativa que pretende exculpar a los responsables directos".

También suplica "clemencia" a los responsables directos para que se paralice la tramitación actual del Plan Especial de la ZAL "para no revivir el tortuoso camino que ya llevamos 20 años andando cada cual como puede, sobreviviendo".

"Si la política no es capaz de iluminar este oscuro pasaje de la historia valenciana no queda más que encomendarnos a la penosa vía judicial para enmendar los errores de nuestros políticos. Ahora, en precampaña electoral, La Punta vuelve a ser irrenunciable para Compromís. Los recuerdo que ellos han tenido gran parte de responsabilidad en su tramitación", advierte este militante de base. En este sentido hay que recordar un sorprendente comunicado de la coalición valencianista antes de Navidad en la que decía que La Punta debía ser "desurbanizada", pese a que la acción política de los cargos electos no se corresponde con las ideas de la ejecutiva de la formación.

"Si hay vida más allá del viejo plan de la ZAL que se vuelve a tramitar en 2018, esa vida pertenece a la luz de la participación ciudadana y rindiendo honores a aquellos que habitaron esas tierras y nos permiten a todos a día de hoy seguir con la esperanza intacta de que algún día se vuelva a pensar en el espacio y la tierra como un bien común", reclama Vázquez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook