Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rechazo

Los vecinos critican los carriles bici sin apoyo popular

María José Broseta: "No puede ser que un número pequeño de personas decidan una cosa que afecta a todo un barrio" - La dirigente vecinal teme que se produzcan grandes atascos y reivindica el papel de las asociaciones de toda la vida

La calle Alicante con las vallas colocadas para la construcción del nuevo carril bici. j. p.

La desproporción entre el impacto que genera en los barrios la construcción de algunos carriles bici el escaso apoyo popular con el que se aprobaron tampoco le gusta a la Federación de Asociaciones de Vecinos de València, cuya presidenta, María José Broseta, cree que algunos de ellos no deberían construirse en las condiciones previstas.

Broseta asegura que el sistema de presupuestos participativos no es bueno y defiende el conocimiento y la experiencia de las asociaciones de vecinos a la hora de preparar proyectos de gran impacto para la ciudad.

En el caso de la avenida de Burjassot y avenida Reino de València el apoyo popular en los presupuestos participativos fue de 55 y 67 votos respectivamente, sin embargo, la construcción del carril bici dejando un único carril para el tráfico convencional ha desatado importantes críticas de las asociaciones de vecinos y de otros colectivos, sobre todo los colegios.

En esa línea, María José Broseta aseguró ayer que la participación en este tipo de procesos ha sido muy escasa en relación con la envergadura de los proyectos propuestos, que «condicionan la vida de la ciudad». «Se improvisa. Se hacen obras que afectan a los barrios sin apenas apoyo. No puede ser que un número pequeño de personas decidan una cosa que afecta a toda una zona», añade.

En este sentido, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de València reivindica el papel de las asociaciones de toda la vida, que «conocen los barrios de punta a punta y saben lo que pasa en todos los sitios».

A su juicio, «no se pueden hacer presupuestos participativos para obras y luego llamarnos a nosotros, como a cualquier otra entidad más solo para decirnos cómo se va a hacer. Eso no es participación», lamenta María José Broseta, quien pide que se consulte a las asociaciones de vecinos, que «llevan cuarenta años trabajando por los barrios y conocen la ciudad».

La calle Alicante

Al margen de los casos de la avenida de Burjassot y la avenida Reino de València, aprobados en los presupuestos participativos, la dirigente vecinal se fijó también en la calle Alicante, donde ya se han puesto las vallas para construir el carril bici y dejar un único carril para el tráfico convencional. «No se dan cuenta que esto es una salida de València hacia la Pista de Silla y que se van a producir atascos», aseguró Broseta, que pidió abiertamente que no se haga tal y como está proyectado en la actualidad.

En la calle Alicante ocurre, además, que el carril bici, que discurrirá pegado a la acera y la valla de la estación del Norte, se interrumpe a su llegada a la calle Gibraltar y hay un salto hasta la calle Filipinas, donde ya está construido el que bordea todo el Parc Central.

Compartir el artículo

stats