18 de febrero de 2019
18.02.2019

Denuncian la mala calidad del asfaltado de Gisbert Rico

Los vecinos reclamaban desde el año pasado el acondicionamiento del solar pero lamentan que se haya usado para ello «asfaltado usado»

17.02.2019 | 21:22

La solución elegida por el ayuntamiento de València para acondicionar un solar que se venía utilizando desde hace muchos años como aparcamiento ilegal y ante el que los vecinos habían protestado en numerosas ocasiones, incluso ante el Síndic de Greujes, parece que no está cumpliendo con las expectativas creadas. De este modo, los vecinos de la zona aseveran que la de las medidas que se están llevando a cabo están «empeorando aún más las condiciones de este solar», que es propiedad del ayuntamiento.

Ellos explican que el terreno se ha cubrido usando asfaltado usado, al objeto de nivelar el solar. Pero «el problema es que este asfalto usado no está compactado, por lo que cuando sopla el viento o algún coche estaciona (de momento todavía está prohibido con señales, aunque alguno lo hace) se levanta polvo. Y polvo de alquitrán, que es cancerígeno».


No está previsto mejorarlo

Los vecinos aseveran que han hablado incluso con los técnicos de la empresa encargada de la obra, quienes les avanzaron que no está previso echar ningún otro tipo de material para lograr una superficie más compacta o lisa.

Por tanto, para los vecinos esto supone «una nueva chapuza del Ayuntamiento que no se preocupa en lo más mínimo por la salud de los vecinos de esta calle». A lo que añaden que «únicamente se preocupa por aquellos que quieren aparcar en esta zona tranquilamente y darse una vuelta por nuestra maravillosa Ciudad de las Artes y las Ciencias».


Choque administrativo

Tal y como publicó este periódico en septiembre del año pasado, las reclamaciones vecinales sobre la mejora de las condiciones de este solar habían generado la discrepancia entre la concejalía de Policía y la de Movilitat Sostenible. Aunque la solución final se planteó como «una actuación coordinada entre la Concejalía de Movilidad y de Urbanismo».

En septiembre, desde la Concejalía de Policía, en manos del PSPV, se explicaba que los agentes ya habían formulado denuncias a los vehículos allí estacionados, en múltiples ocasiones, y alegaba que «no puede haber presencia policial de manera permanente». A lo que añadía que «sería oportuno estudiar la adopción de alguna medida de colocación de alguna barrera física que impidiera el acceso al solar», refiriéndose así a Movilitat Sostenible.

A este requerimiento, que fue realizado tras una petición del Síndic de Greuges, el Servicio de Movilidad Sostenible, adscrito a la Delegación de Giuseppe Grezzi (Compromís) alegó que «dadas las características del solar donde se produce el estacionamiento, la colocación de bolardos se considera una medida poco eficaz para evitar el acceso al mismo». Añadiendo que estos son «fácilmente susceptibles de vandalismo, se arrancarían con el fin de poder seguir realizando el estacionamiento». Y volvían a pasar la pelota a la Policía indicando que «lo más conveniente sería la vigilancia policial para sancionar la infracción de circular por las aceras».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook