Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos dicen que se siguen abriendo locales de ocio y que las terrazas incumplen los horarios

Amics del Carme reclama un plan de cumplimiento de la ZAS y renegociar las restricciones en un año

La entrada en vigor en enero pasado de la declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) del barrio del Carmen, ocho años después de la sentencia que obligó al Ayuntamiento de València a decretarla, no ha supuesto grandes mejoras para el barrio. Las limitaciones a los bares y cafeterías previstas en la ZAS, que obliga a adelantar media hora el cierre de las terrazas, no se están cumpliendo, afirma el portavoz de Amics del Carmen, Toni Cassola, quien asegura que se han abierto nuevos locales de ocio en la plaza del Portal Nou, en el antiguo convento de San José, pese a la moratoria en las licencias de nuevos locales y añade que no se están aplicando tampoco las restricciones a la entrada de vehículos por las noches, ni las terrazas de los locales de ocio están retirando las mesas y sillas a la hora que toca.

Ante esta situación, los vecinos pedirán hoy en la primera reunión de la comisión de seguimiento de ZAS del Carmen tras su entrada en vigor, y a la que está previsto que asista la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, la puesta en marcha de un plan de cumplimiento de las medidas de la ZAS, entre las cuales también se incluyen la elaboración de un censo de viviendas turísticas y la no autorización de charangas, otras dos fuentes de ruido causantes de quejas de los vecinos. Los vecinos, que durante años han soportado las molestias del ruido y la suciedad de esta conocida zona de ocio nocturno, ven con preocupación la posibilidad de que los hosteleros recurran la ZAS en los tribunales. Por eso, hoy plantearán a los empresarios del ocio del barrio la revisión y flexibilización de las limitaciones en el plazo de un año, un gesto con el que intentarán desactivar el contencioso.

Compartir el artículo

stats