27 de febrero de 2019
27.02.2019
Balance económico

València recupera 29 millones del fraude fiscal y el cobro de multas

El alcalde Ribó hace balance económico del Govern de la Nau y habla de la "buena gestión" frente a la etapa del PP, con 100 millones más invertidos - El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, dice que los datos "son irrefutables" y que lo hace mejor que la derecha.

27.02.2019 | 13:25
Ribó y Vilar, en la comparecencia esta mañana.

El Ayuntamiento de València ha destapado un fraude en la administración local de 29 millones de euros, dinero que ha podido recuperar gracias al cobro de las tasas municipales pendientes y multas a personas que no residen en la ciudad. Además, el alcalde Joan Ribó ha explicado que gracias a la apuesta por un servicio de inspección de tributos efectivo se han conseguido unos ingresos extras muy importantes para el consistorio, que puede destinar a inversiones. Además ha acusado al PP de "no hacer nada" para evitar este agujero en las arcas públicas. "Se ha trabajado en la inspección de tributos. Antes no se hacía antes en esta casa, no había ningún tipo de inspección y por lo tanto esto era un semi paraíso fiscal, pagaba quien quería", ha explicado el máximo responsable de la ciudad y candidato de Compromís.

En ese sentido, el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ha señalado que una "preocupación" del Govern de la Nau "es la equidad fiscal", es decir, "que pague cada uno lo que tiene que pagar". "La inspección era una obsesión de este gobierno y estos son los resultados de montar un servicio que estaba desmantelado. Aquí antes no pasaba nada porque había incapacidad voluntaria del ayuntamiento", ha lamentado de la etapa de populares al frente del gobierno municipal.

El edil socialista ha recordado la importancia de poder recaudar más "hablando con la Generalitat, que antes tampoco lo hicieron", en referencia al convenio para cobrar multas de personas no residentes en València a través del embargo de cuentas bancarias. "Este convenio está siendo efectivo, pero además vamos a comenzar la recaudación de no solo multas, sino también deudas tributarias (IBI), y ya hemos enviado sobre 1 millón más para que proceda a su cobro", ha anunciado.

Tanto Ribó como Vilar, además, han hecho un esfuerzo para explicar que su gobierno no ha subido los impuestos de forma generalizada, sino solo a las grandes empresas. "No se han subido todos los impuestos como dice la derecha, no es cierto, solo se han aumentado a las empresas importantes de a ciudad. No a las familias ni a las personas", ha asegurado el alcalde. "Incrementamos los ingresos sin aumentar impuestos porque hacemos pagar a todo el mundo lo que toca. Es una tributación justa", ha defendido el presidente de la corporación municipal.

Vilar, por su parte, ha explicado que han subido "4.000 recibos de IBI, sobre los 500.000 que emitimos". "Pero no a cualquiera, solo a edificios bancarios, grandes cadenas, etc. Sin subir impuestos hemos logrado aumentar la recaudación", ha defendido el titular de Hacienda.

La principal cantidad recuperada del fraude detectado proviene de dos tributos. Del Impuesto de Actividades Económicas se ha pasado de recaudar cero euros en 2015 y 2016 a más de 3 millones en 2018. Del Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) igual, de 0 euros a 2,6 millones el pasado año. Se ha explicado también qiue se ha producido un incremento de los ingresos de multas de tráfico y la ORA. "El número de multas no ha aumentado, sino que ha disminuido", ha aclarado Joan Ribó, "pero el número de multas tramitadas sí ha aumentado". En 2018 el convenio con el Instituto Valenciano de Administración Tributaria (IVAT) permitió recuperar 4,9 millones de los últimos cuatro años.

Al margen de recuperar el dinero del fraude, el Govern de la Nau ha sacado pecho sobre su gestión económica, al invertir 100 millones más en tres años (2016 a 2018) que el periodo del PP (de 2012 a 2014) "Es una muy buena noticia la buena gestión del gobierno municipal. La primera cosa es que estos tres años completos (2016 a 2018) hemos ejecutado 247 millones de euros, y comparado en el periodo anterior (2012 a 2014) fueron 147 millones de euros, son 100 millones más, un 70 % más para barrios y actividades que se han hecho. Es un dato muy importante", ha señalado el alcalde.

Ribó también ha explicado que la liquidación de presupuestos, es decir, ingresos menos gastos, ha de ser cero o positivo según la ley. "Si es negativo se ha de reducir el presupuesto siguiente. En 2014 (con el PP) sucedió con -10,4 millones. Está muy claro cómo han funcionado nuestros cuatro años, muy positivos, con un remanente de 62 millones 2017 y 2018. Tenemos un balance positivo de 62 millones que podemos aplicar de manera más flexible posible si hay decreto que nos lo permita", ha añadido.

El alcalde defiende que su equipo de gobierno ha hecho los presupuestos "seriamente, porque no hemos hecho planteamiento de ingresos superiores". "Por eso tenemos resultados positivos", ha insistido. 2018 se cerró con una deuda de 446 millones, "y veníamos de 720 millones". "Cada año se está amortizando más deuda. Eso nos permite salir del plan de ajuste, y ahora tenemos autonomía municipal, y nadie nos puede amenazar como cerrar servicios públicos como dijo Montoro con la EMT. Hemos rebajado también de forma considerable la deuda de organismos autónomos y empresas públicas, como la EMT, el Palau de Congressos o Aumsa. Hemos saneado ayuntamiento y organismos autónomos", ha indicado.

En cuanto a las inversiones, Ribó ha defendido que el resultado de 2018 es el mismo de 2017, 79 millones. "La diferencia es significativa. La derecha critica que invertimos una parte baja del presupuesto, pero en 2018 se han ejecutado 78,7 millones, y hay otros 25 millones más adjudicados que están en ejecución", ha señalado.

Ramón Vilar, por su parte, ha radiografiado su mandato comparándolo con el PP. "Estamos finalizando el mandato y el balance presupuestario y financiero es como mínimo más que aceptable. Está demostrado que la izquierda gestiona las finanzas de mejor manera que la derecha. Los datos son incuestionables, deuda, pago a proveedores, impuestos, etc. No pueden ser refutados. Tener los presupuestos aprobados con un gobierno de diferentes sensibilidades no es fácil. Es un valor innegable. Tenemos una buena gestión económica, lo datos son irrefutables", ha finalizado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook