03 de marzo de 2019
03.03.2019
PORTADA DEL MES | DICIEMBRE 2018

Oceanogràfic: capacidad de fascinar

El premio Portada reconoce la trayectoria del acuario valenciano al alcanzar el millón y medio de visitantes y ser considerado el segundo mejor del mundo - «No sólo queremos que vean la belleza de los mares, sino que se conciencien de los riesgos», indica la presidenta de Avanqua, Celia Calabuig

02.03.2019 | 22:36
Oceanogràfic: capacidad de fascinar

Cuando los parques zoológicos eran poco más que «expositores» de animales, València tomó la delantera y logró reinventarse. El Oceanogràfic cogió entonces el testigo del progreso para convertirse en garante del bienestar animal, al mismo tiempo que el cambio climático continúa actuando con fuerza en las condiciones de vida en el mar.

«Los ecosistemas marinos hoy están en peligro. Los humanos provocamos ese riesgo, ahora somos nosotros los que tenemos en nuestra mano poder arreglarlo». Así lo reconoce Celia Calabuig, presidenta de Avanqua (empresa que gestiona desde hace tres años el Oceanogràfic). Unos valores por los que el jueves Calabuig recibió más que merecidamente el Premio Portada del Mes de diciembre 2018 de Levante-EMV. Un galardón con el que la cabecera valenciana del Grupo Prensa Ibérica Media reconoce cada mes, desde hace 30 años, a las personas y entidades en su lucha por el progreso social.

Como una «moneda de dos caras» definía Eduardo Nogués, director general del Oceanogràfic, lo que supone la entidad. Y es que, más allá de convertirse en reducto y refugio de la vida marina, no hay que pasar por alto el beneficio que supuso para la ciudad una entidad como esta. No solo se convirtió en un empuje para que la capital del Túria lograse salir del turismo de «sol y playa» que hasta ahora había caracterizado al «Cap i casal», en palabras de Nogués. También permitió engrosar la lista de reconocimientos que ostenta la ciudad: este año, el gran acuario valenciano fue designado en los premios Travellers Choice como el segundo mejor acuario del mundo.

Al conseguir cerrar el pasado año con 1,5 millones de visitantes (récord histórico en sus 15 años de historia), no cabe duda que supone el principal soporte de la ciudad de las Artes y las Ciencias. Motivo por el cual este diario decidió galardonar a la entidad.

Lydia del Canto, directora del periódico de información general más leído en la Comunitat Valenciana, alabó su labor al tiempo que hacía entrega de esta portada personalizada a la presidenta del Oceanogràfic. «Se trata de un polo turístico de la ciudad inigualable, del que no puede pasarse por alto su valor medioambiental». «Estábamos deseando que nos diérais una excusa para premiaros», añadió entre bromas el director general de Relaciones Institucionales del diario, Julio Monreal. Fue Calabuig quien reconoció el agradecimiento que supone para ella la entrega del premio. «Y más si este viene de un diario que refleja a la sociedad», añadió la directora de Avanqua, quien valoró la conservación del espacio verde de la Albufera como reto añadido para el fomento del turismo en la ciudad. «En pocos sitios tienes tantos elementos unidos que proyecten tanta fuerza», reconoció Juan Antonio López, consejero delegado dePrensa Ibérica en la Comunitat Valenciana.

Y es que, indicó el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, ya que «no podemos competir en precios con países como Turquía, debemos ser competitivos en cuanto a experiencias, ser capaces de fascinar como hace el Oceanogràfic contínuamente, ese es el futuro de nuestra autonomía y de la ciudad de València».

Si bien son ciertas las grandes cifras que maneja la entidad, no lo es menos que «no podemos quedarnos solo en la parte del negocio», aclaró Daniel García, director de Operaciones Zoológicas y director y coordinador del Comité Científico de Fundación, también presente en el desayuno que organizó el diario en las instalaciones del periódico. «Mi sentimiento como veterinario es que a todos aquellos que amamos a los animales nos ha tocado la lotería: podemos divulgar y sensibilizar a la población, al mismo tiempo que recuperamos especies marinas», advirtió.


Investigar y salvar vidas

«No solo queremos que vean y contemplen toda la belleza de los mares, sino que salgan de nuestras instalaciones concienciados de la belleza de los océanos, de los riesgos que existen para ellos, o cómo pueden contribuir a que acabe la contaminación que sufren, no sólo por la basura de los plásticos de un solo uso, sino por otras agresiones como el ruido o la sobrepesca», relató Calabuig.

Gracias a la investigación de la entidad, el equipo humano del Oceanogràfic logró averiguar cómo el cambio de temperatura en el mar, resultado del cambio climático, afecta al metabolismo de las morsas. O cómo la contaminación en las aguas incide directamente en la salubridad de la sangre de los delfines. También cómo las tortugas, después de haber sido arrastradas durante horas por las redes de pesca, pueden perder la vida al padecer la comunmente conocida «enfermedad del buceador» (o de descompresión). El estrés de sentirse atrapado durante horas produce altos niveles de nitrógeno en el cerebro del reptil que, al salir a la superficie, puede provocar un paro cerebral que desencadene su muerte en un par de días.

Comúnmente, indicó García, los pescadores vuelven a lanzar al mar a estos animales tras asegurarse de que están vivos. El desconocimiento en esta cuestión, sin embargo, provoca la muerte del 20 % de las tortugas que salen vivas a la superfície. Así pues, los estudios del Oceanogràfic impulsaron la campaña de WWF por la que la legislación exige a los pescadores que utilicen dispositivos de exclusión de tortugas en la pesca de arrastre, un paso enorme para evitar la mortandad de esta especie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook