05 de marzo de 2019
05.03.2019

Los financiación de la UE permite la compra de 200 buses más de la EMT

La edad media de la flota «rejuvenecerá» cuatro años y medio tras adquirir 326 vehículos en 8 años

04.03.2019 | 23:52
Los financiación de la UE permite la compra de 200 buses más de la EMT

El Ayuntamiento de València, a través de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), incorporará casi 200 autobuses hasta 2022. La compañía sumará a su flota 48 vehículos antes de abril, y hasta 2022 adquirirá otros 150 nuevos autocares híbridos. El balance de este mandato es de 176 buses nuevos, que unidos a los 150 programados, permitirá que la edad media de la flota de la compañía se reduzca cuatro años y medio, desde los 13 cuando el PP dejó el gobierno local hasta los 8,5 que tendrá en 2022.

El alcalde de València, Joan Ribó, y el concejal de Mobilitat Sostenible, Giuseppe Grezzi, presentaron ayer en La Marina los nuevos autobuses híbridos articulados que se incorporarán a las líneas 19 y 99, ambas con recorrido por el marítimo. Se trata de 36 autocares con la última tecnología híbrida que permiten ahorrar un 8 % de combustible y evitan además 1.000 toneladas menos de CO2 al año, según cálculos de la compañía. A estos 36 se le unirán otros 12 autobuses híbridos convencionales en abril, por lo que en el presente mandato el Govern de la Nau habrá incorporado un total de 176 autocares a su flota, mientras que el PP cerró el periodo 2011-2015 con solo dos nuevos vehículos.

La apuesta por el transporte público además se prolongará al menos hasta 2022, con la compra cada año de 50 nuevos autobuses. Así, en ocho años la flota se habrá renovado con 326 vehículos. La adquisición de los 48 autocares que llegan en 2019 más los 150 que llegarán hasta 2022 será posible gracias a que el Ayuntamiento de València ha salido del plan de ajuste. Al tener las cuentas saneadas el consistorio opta por primera vez a financiación del Banco Europeo de Inversiones, que financiará con condiciones especiales el 50 % de los 74,1 millones de euros que cuesta esta importante operación.

Con la adquisición de estos nuevos autobuses la edad media de la flota rejuvenecerá considerablemente, lo que implica menos costes económicos de mantenimiento por reparaciones, además de importantes beneficios medioambientales y ahorro en combustible.

Aunque la EMT ya cuenta con dos autobuses eléctricos, de momento está comprobando cómo funciona esta nueva tecnología antes de decidir si da el paso para adquirir nuevas unidades de cero emisiones. Además con los 74,1 millones que financia el Banco Europeo de Inversiones se realizarán obras para construir la nueva base de Safranar, se eliminarán los fosos de los talleres actuales y se destinarán 4,4 millones a energías renovables y autoconsumo, con la construcción de una central fotovoltaica de energía solar en Sant Isidre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook