25 de marzo de 2019
25.03.2019
Urbanismo

El plan del Govern de la Nau para el Cabanyal, "mejorable"

Un informe encargado al Consell Valencià de Cultura sobre el proyecto de rehabilitación

25.03.2019 | 16:56

El Consell Valencià de Cultura (CVC) ha aprobado un 'Informe sobre el Plan Especial sobre el Cabanyal-Canyamelar (PEC)' en el que realiza una serie de "reflexiones y observaciones" que confía en que puedan "aportar mayor coherencia en la ordenación urbana" de posteriores propuestas, ya que el documento analizado es una "versión preliminar".

Así figura en el texto al que ha dado luz verde este lunes el organismo consultivo en un pleno celebrado en Alicante. El informe sobre el PECC se centra en cuestiones patrimoniales, la ordenación urbana y la solución de enlace con la ciudad. El dictamen, que se muestra "crítico en algunos puntos" con el proyecto urbanístico, se ha aprobado sin la participación en la votación de los consejeros José María Lozano y Ascensió Figueres, ha detallado el CVC en un comunicado.

El Plan Especial de Protección del Cabanyal-Canyameral es el nuevo planeamiento urbanístico previsto para este barrio de València por el Govern de La Nau -que integran Compromís, PSPV y València en Comú- tras descartarse el anterior proyecto de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar del gobierno 'popular'. El pleno del Ayuntamiento acordó el pasado 31 de enero solicitar informe a diversas entidades, entre ellas al CVC.

Sobre la protección y valorización del patrimonio cultural, el CVC considera que "los objetivos proteccionistas forman un conjunto unitario y por ello consistente y que los recursos aplicados a la conservación y protección son adecuados, a tenor de la doctrina comúnmente aceptada y por la práctica institucional y disciplinar desarrollada en las décadas precedentes, por lo que resultan coherentes".

En los apartados II y III del informe, la institución se ocupa de la regeneración y mejora urbana que conecta la trama histórica del Cabanyal y Canyamelar con la playa y la conexión con el tejido urbano de la ciudad a poniente a lo largo de Serrería.

El CVC centra su análisis en la ordenación urbana, es decir ene l desarrollo de los "fragmentos" de ciudad que componen las diversas unidades de ejecución el plan. Así, recuerda que de sur a norte, se extiende el primero de ellos formado por el llamado entorno de piscinas que trata de resolver la fachada de la calle Eugenia Viñes entre lasde Marcos Sopena y Mediterráneo, teniendo al poniente Montanejos que confluye con la de Arquitecto Guastavino.

"Punto singular"


Para el ente, "la ordenación propuesta es un punto singular en el conjunto del plan, puesto que contempla un edificio de XV plantas, sobre plataforma de escasa potencia, que contrasta con la cornisadel entorno, sin duda por considerarlo un hito visual ubicado en un lugar único. Sin embargo, la inmediatez de un gran equipamiento, de uso por definir, y varios bloques laminares de vivienda tal vez le resten la preminencia visual que se le debe suponer a un hito urbano".

Añade que la otra parte del fragmento está compuesta por dos manzanas de bloques laminares, ordenados de forma diferente: unos perpendiculares al mar, otros paralelos a lo largo de la calle formando manzana semiabierta a poniente. En esta se procura salvaguardar el chalé deDemetrio Ribes, si bien la formulación utilizada "altera tanto la alineación de las edificaciones como la continuidad de cornisa en ambos lados del inmueble a proteger".

"Como resultado de esta heterogeneidad de propuestas morfológicas y tipológicas, el paisaje urbano resultante se aparta de los cánones de continuidad y homogeneidad que se adoptan cuando se trata de configurar una alineación a viario unitaria".

También alude al segundo fragmento, comprendido entre las calles Mediterráneo, Dr. Lluch, Pescadores y Astilleros. Al tratar de resolver la debatida sustitución del Bloque Portuarios, opta por la demolición y sustitución por un conjunto de dos manzanas, una semiabierta con ladosdesiguales, otra con dos bloques en L, ambas con ajardinamiento entre los cuerpos de edificación.

Resulta destacable --dice el informe-- esta "disparidad morfológica" y advierte que la voluntad de ocultar las traseras de los edificios antiguos de la alineación norte de la calle Mediterráneo por medio de una de las alas de la manzana semiabierta, aunque con una separación entre los elementos muy reducida, "generará un angosto recinto lineal".

Por otro lado, agrega, "dichos cuerpos o aletas de las U limitan la larga perspectiva de la calle Astilleros en perjuicio del paisaje urbano resultante".

Sobre el tercer fragmento --que ocupa en su casi totalidad el parque Dr. Lluch-- señala que se mantiene aunque se remodela para prolongar las travesías de los tejidos históricos de poniente y dar fluidez al acercamiento a la playa, sin consideración de su arquitectura y delmaterial vegetal existente. La alineación este del fragmento se resuelve con bloques lineales de cinco plantas que rebasan la cornisa mayoritaria de la alineación enfrentada.

En su tramo norte los bloques se duplican y generan fachada construida alineada a viario en la Calle Dr. Lluch, de modo diferente al resto del largo lado oeste del fragmento, por lo que se "pierde la continuidad y homogeneidad, en este caso vegetal, del lado este de la calle".

En cuanto al entorno de la rotonda de la avenida de los Naranjos y las calles Luis Peixó y Fausto Elio, apunta que "el Jardín de la Remonta podría haber recuperado mejor forma de haberse prolongado la calle Pere Maza hasta la avenida de los Naranjos, remodelando tanto el equipamiento como el terciario educativo".

Agrega que del otro lado de la Avenida, los usos residenciales y terciarios educativos carecen de viario público en sus lados recayentes al jardín que hay entre ellos y el bloque lineal de equipamientoresidencial, ubicado en la manzana del Hospital de San Juan de Dios, resta visibilidad a la obra del arquitecto Mora, que, a pesar del estado pobre de la cara recayente a Álvaro López, "merece una apreciación unitaria en parcela única".

"Ofuscan el paisaje urbano"


En conclusión, el CVC asevera que las "discontinuidades" de los cuerpos de edificación, consecuencia de las "oscilaciones morfotipológicas y las pérdidas de perspectiva" que señala en el dictamen, "ofuscan el paisaje urbano".

Asimismo, sugiere que "la recurrente utilización del bloque lineal de profundidad poco compatible con la deseable vivienda pasante, y alineado al viario, pudiera ser subsanada en futuras versiones en beneficiode otras opciones morfotipológicas".

Cree que el CVC que el modo proyectual utilizado se caracteriza por "la actuación por yuxtaposición, abordando la ordenación de modo subfragmentario, en detrimento del orden del conjunto".

En suma, "dada la condición de versión preliminar del documento analizado, podemos creer que la incorporación de las reflexiones y observaciones manifestadas a lo largo de este informe pudiera aportar mayor coherencia en la ordenación urbana de ulteriores propuestas", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook