Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Open House abrirá al público los 50 edificios más singulares

El festival de arquitectura se celebra por primera vez en València el próximo fin de semana con una previsión de asistencia de 30.000 personas

La modernidad la pondrá la Ciudad de las Ciencias. M. Á. MONTESINOS

Cerca de cincuenta edificios singulares de la ciudad, entre los que está la Lonja, el Palau de les Arts, el Mercado Central o el Muvim abrirán sus puertas al público el próximo fin de semana en el primer Open House que se celebra en la ciudad. Se trata de una iniciativa de la Asociación Europea del Paisaje Urbano que tiene como objetivo reflexionar sobre la arquitectura y sobre el diseño de los espacios ciudadanos, todo ello acompañado también de un amplio programa de actividades vinculadas al ocio y la gastronomía.

Entre el 3 y el 5 de mayo València albergará un certamen creado en el año 1992 que ya se ha consolidado en ciudades como Nueva York, Sidney o Londres. El núcleo de esta idea radica en la experiencia directa de los propios edificios, accesibles de forma gratuita para todos y con oportunidades para aprender, discutir y debatir con expertos y ciudadanos por igual.

Para Victoria Thornton, directora y fundadora de Open House, «el objetivo es principalmente fomentar que los ciudadanos entiendan mejor la arquitectura de su ciudad. Hay principios fundamentales que todas nuestras ediciones deben respetar: la necesidad de fomentar el aprecio, la comprensión y el aprendizaje entre los ciudadanos de las ciudades, junto con el valor de la excelencia arquitectónica y el diseño contemporáneo de calidad».

Para Thornton, «Valencia ha demostrado cuidar su entorno físico. Además, es ejemplo de cómo el futuro y el pasado pueden mejorar la calidad de vida de sus habitantes a través de su arquitectura».

La directora del festival internacional, que lideran en su versión valenciana los arquitectos Mariano Bolant y Javier Domínguez, asegura que «el festival es un escaparate de la arquitectura y los barrios valencianos abierto a toda la sociedad, al mismo tiempo que fomenta el dialogo entre los propietarios y arquitectos de los edificios y los visitantes del festival».

Para este primer Open House valenciano se espera una asistencia próxima a las 30.000 personas, lo que generará también unos fuertes ingresos económicos para la ciudad y una gran promoción cultural.

Compartir el artículo

stats