30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin acuerdo

El PSPV rechaza el pacto con Català como ya hizo con Barberá

La candidata del PP insiste en pedir "altura de miras para que el ayuntamiento no esté liderado por la izquierda nacionalista" - Los socialistas hablan de maniobra para "reforzarse ante Bonig"

María José Català se reunió ayer con sus siete concejales.

María José Català se reunió ayer con sus siete concejales. levante-emv

La candidata del PP a la alcaldía de València, María José Català, insistió ayer en su oferta al Partido Socialista para formar un Gobierno municipal con los partidos constitucionalistas y evitar la continuidad de lo que ella llama «izquierda nacionalista y secesionista», en alusión a Compromís. Se trata de una oferta similar a la que ya lanzó en 2015 la entonces candidata del PP y alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, tras perder la mitad de sus concejales y toda posibilidad de conservar la alcaldía con los seis concejales de Ciudadanos. Entonces aquella propuesta no tuvo éxito y todo parece indicar que en esta ocasión tampoco prosperará. El Partido Socialista ya ha descartado esta opción y, como ocurrió hace cuatro años, prepara ya las negociaciones con el actual alcalde, Joan Ribó, para reeditar el Govern de la Nau.

«Hay que generar una política de altura de miras y responsabilidad para que el ayuntamiento no esté liderado por la izquierda nacionalista». Estas fueron las palabras de Català tras reunir por primera a sus siete concejales para empezar a preparar el nuevo grupo municipal y diseñar la estrategia de cara a la ronda de contactos que ahora se abre en el consistorio. Y es que su propuesta de liderar un pacto para evitar que la «izquierda radical nacionalista» dirija el ayuntamiento suma 227.208 votos, más de doble que los obtenidos por Compromís, destaca.

Con esa premisa, la candidata del PP pidió al resto de partidos no nacionalistas generar una política de «altura de miras y responsabilidad» porque lo «más ventajoso para València es que el ayuntamiento no esté gestionado por un gobierno integrado por la izquierda nacionalista».

Eso sí, Català se mostró abierta a los contactos «pero partiendo de un posicionamiento claro que dice que el PP tiene el liderazgo como el partido más votado del centro derecha y el segundo con más apoyos en la ciudad», lo que significa que el liderazgo de ese acuerdo siempre estaría en los populares.

Con esos matices y sin ellos, la respuesta no se hizo esperar. «Es una ocurrencia y una ocurrencia poco original, porque ya lo intentó en su día Rita Barberá tras los malos resultados de 2015 y ahora lo intenta María José Català también con unos malos resultados», dijo Borja Sanjuán, portavoz de la ejecutiva local del PSPV.

«Evidentemente nosotros no solo no vamos a hacerle el juego a este tipo de ocurrencias que solo tienen como objetivo reforzarse dentro del partido en su proceso contra Isabel Bonig, sino que lo hemos dicho muy claro: en València va a haber un gobierno progresista y lo habrá gracias al crecimiento del Partido Socialista», añadió.

En este sentido, la candidata socialista, Sandra Gómez, reivindicó el «fuerte crecimiento» que ha experimentado su formación en la cita electoral del pasado domingo, ya que este aumento de votos «ha permitido mantener el Govern de la Nau». Y lo reivindicó como aviso a Compromís respecto a la posición de fuerzas que le han dado los electores en futuras negociaciones, y al PP para que abandone cualquier esperanza

De hecho, Gómez dijo que el Partido Popular «sigue en caída libre» en la ciudad donde María José Català «ha sido incapaz de frenar la pérdida de apoyo». «La candidata popular intenta maquillar su derrota con ocurrencias poco originales (se refiere al pacto constitucionalista) pero la realidad es que ha obtenido 23.107 votos menos que en 2015 (-21,61%)», detalló Gómez.

Compartir el artículo

stats