Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De icono de la burbuja inmobiliaria a apartahotel por 15 millones de euros

La emblemática torre de ventanas de cristal de la Patacona reactiva su uso tras 15 años abandonada

De icono de la burbuja inmobiliaria a apartahotel por 15 millones de euros

De icono de la burbuja inmobiliaria a apartahotel por 15 millones de euros

El llamativo edificio de ocho plantas con ventanas de cristal de la Patacona, en Alboraia, frente a la iglesia de Vera, volverá a la vida después de casi 15 años paralizado. Y lo hará en forma de apartahotel. La última prueba física de lo que fue la burbuja inmobiliaria en Alboraia, que comenzó a construirse en el año 2005 y que finalmente fue paralizada, ha vuelto a tener actividad constructiva en las dos últimas semanas.

La empresa Urbania, quien adquirió los terrenos el año pasado, ha comenzado las obras de rehabilitación y reconstrucción del emblemático edificio que, calcula, durarán «alrededor de 15 meses». El inmueble albergará la actividad terciaria «orientada a familias», tal como explicó la concejala de Urbanismo de Alboraia, Ana Bru.

Aunque en un primer momento la empresa proyectó la construcción de una residencia de estudiantes, el tipo de licencia requerida para este uso no se adecuaba a las características de la zona, por lo que Urbania viró el proyecto de dirección y decidió apostar por un apartahotel. «La licencia aprobada es de apartahotel, aunque la residencia era la primera idea; la zona es terciaria en la que se desarrolla un turismo familiar, por lo que consideramos que cambiar el uso era lo mejor», relata la edila.

Un proyecto en el que la firma invertirá 15 millones de euros, según han confirmado a este periódico fuentes de la empresa.

A pesar de haber modificado el uso, las características seguirán siendo las mismas. Tal como confirmó la empresa a Levante-EMV, el apartahotel contará con 442 departamentos, el mismo número que tenía en el momento en el que la idea era instalar una residencia estudiantil.

La historia del edificio se remonta a los años previos a la gran crisis económica que azotó a todos los sectores, empezando por la construcción. De hecho, la torre de ocho pisos comenzó a tomar formar en el año 2005 de la mano de la promotora de Bautista Soler, aunque posteriormente pasó a gestionarlo el Banco Santander a través de su filial inmobiliaria Altamira. El estallido de la burbuja provocó la paralización de las obras. Y con ese parón vino el abandono durante más de una década de la torre, hasta que Urbania adquirió el suelo.

En consecuencia, y tal como contó este diario en su día, durante los últimos años ha habido problemas de convivencia con los vecinos de la zona por la presencia de ratas y cucarachas en el espacio en desuso. Además, los residentes de la Patacona alertaron del desprendimiento de varias placas y cristales de las ventanas que ocupan la mayor parte de la fachada y el peligro que suponen para personas y coches que transitan la avenida Vicente Blasco Ibáñez Novelista de Alboraia. Por este motivo, el consistorio obligó a la propietaria de entonces del terreno a asegurar con mallas la parte donde se produjeron dichos desprendimientos.

Por eso, según fuentes municipales, la empresa propietaria tiene previsto cambiar la estructura de la fachada y eliminar los cristales por los futuros incidentes que se puedan provocar. Un proyecto que se desatasca en la zona costera más próxima a València después de 15 años aguardando en el tintero.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats