14 de junio de 2019
14.06.2019
Polémica

Ribó acusa al PSPV de incumplir otras alianzas locales

El alcalde de València siembra dudas sobre su coalición con Gómez

13.06.2019 | 22:01
Joan Ribó y Sandra Gómez continúan a la espera del acuerdo definitivo.

«Yo no digo que vaya a influir en València, pero sí estoy preocupado por ese tema. Y he transmitido a la dirección de Compromís que se preocupe por ese hecho porque es serio».

«La historia ha demostrado que hay decisiones difíciles de comprender, pero de todos los partidos».

Estos dos comentarios se escucharon ayer con el telón de fondo de la negociación del futuro gobierno de la ciudad del València. La reedición del Pacte de la Nau. La primera de ellas corresponde a Joan Ribó de forma oficial. La segunda, de Sandra Gómez. También oficial. El ayuntamiento del periodo 2019-2023 vive los momentos de tirar, aflojar, envidar y retrucar, y los principales responsables del mismo están en el tiempo de tensar cuerdas sin ahogar. Con cualquier excusa, incluyendo la de ayer. Porque el alcalde en funciones se refería a algunas combinaciones contra natura que está protagonizando el Partido Socialista en determinadas poblaciones de la Comunitat Valenciana. Y, como quien no quiere la cosa, sirvió para generar cierta incertidumbre sobre el pacto que tiene que materializarse en el «cap i casal». Del que, por cierto, nadie duda, porque los dos partidos de izquierda están llamados a entenderse sí o sí tanto como el Botànic a nivel autonómico. Pero en ese particular juego, lanzar una proclama sirve para tomar o pretender tomar una postura de fuerza o predominio.

Joan Ribó se refería de esta manera al asegurar que «no llegan buenas noticias» de los pactos que ambas formaciones tienen entre manos en localidades como Sueca, Sagunt, Quatretonda o Paiporta. Y esto supuso una crítica mucho más que velada al futuro socio de gobierno. «El Partido Socialista no está trabajando mucho en hacer acuerdos progresistas y eso me parece peocupante».

Ribó recordaba que existe un acuerdo del Botànic II (Gobierno de la Generalitat Valenciana) para que los acuerdos de progreso se extendieran a los municipios y «estamos recibiendo información de que no van en esa dirección, y eso yo creo que no es una cosa agradable».

No dijo que esto ponga en peligro el Nau II. Pero por si acaso. «De València no hay nada que decir, pero nos está llegando información de diversos municipios de la provincia donde las cosas no estan siendo claras. De València espero que se avance en el programa y se cierre cuanto antes».

¿Se daba por aludida la titular del grupo municipal socialista? No mucho, porque mostró su total confianza en la conducta propia de su partido y su coherencia ideológica. «Siempre he dicho que València es un territorio autónomo y que trabaja para conseguir un gobierno de progreso». Sobre la «preocupación» de Ribó, aseguró que «desconozco la idiosincrasia de cada territorio. València ha de trabajar en sus líneas de gobierno. Lógicamente, hacer un acuerdo y un programa requiere el cien por cien de los esfuerzos. Desconozco qué ocurre en el resto de la Comunitat, pero los partidos progresistas tienen que seguir la misma línea del Partido Socialista en la ciudad de València».

«Si hacemos una lista...»

Y, en ese sentido, precisamente aludía, sin poner nombre en concreto, que «la historia demuestra que hay decisiones difíciles de comprender, pero de todos los partidos», aunque se entendía que eran pactos de Compromís que perjudicaban a la formación socialista. Algo que miembros del grupo verbalizaban fuera de micrófono. «Si empiezamos a hacer la lista, no la acabamos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook