14 de julio de 2019
14.07.2019

La extensión de la Gola de Puchol podría erosionar las playas del sur

El ayuntamiento advierte de que causaría un efecto similar al que dejó a la Garrofera sin arena

14.07.2019 | 04:15
La extensión de la Gola de Puchol podría erosionar las playas del sur

Visto el proyecto de Regeneración de las playas del Saler y la Garrofera de la Dirección General de Costas para recuperar el arenal de 1965, el Ayuntamiento de València advierte de que la prolongación de la Gola de Puchol (incluida en el proyecto para fijar la sedimentación) podría provocar una afección similar al que dejó a la Garrofera sin arena en las playas del sur del Saler.

?La construcción del Puerto de València y sus continuas ampliaciones convirtió la infraestructura portuaria en un dique que ha evitado el desplazamiento de la sedimentación hacia las playas del sur, como la Garrofera, Arbre del Gos y el Saler. Las Arenas, por su parte, ha ido aumentando su extensión, llegando a tener actualmente hasta 280 metros de costa, según señala Xavi Navarro, director del Instituto Cartográfico de València. También el déficit sedimentario del Túria, así como las edificaciones junto a la costa que sustituyen la línea dunar de la playa fueron factores determinantes para la regresión de la línea de costa.

?Si bien es cierto que, al no alcanzar los espigones de la gola la profundidad de cierre (-4,5 metros) sí se permite cierto transporte de sedimentos hacia el sur de la Gola (un 40 % aproximadamente), el consistorio asegura que la prolongación de los espigones creará una zona de sombra al sur inmediato y una erosión de la misma. Señalan, no obstante, que este fenómeno de erosión al sur de la gola afectaría sobre todo durante el primer año y siete meses. Estos se prevén como los necesarios para que la arena vertida en las playas del norte alcancen una anchura de playa de 61,5 metros.

?A partir de este período de tiempo se estima que la arena pasará de manera natural hacia el sur. Pese a ello, aseguran que en momentos de calma apenas habrá transporte de sedimentos hacia el sur, lo que provocará señales de erosión en estas playas. En momentos de temporal, con olas altas, el transporte será mayor, lo que quizás, dado el volumen aportado, pueda compensar este proceso de erosión.

?Asimismo, aconsejan el dragado del final del nuevo cauce creado entre los espigones de la Gola para permitir la salida de las aguas de la Albufera, al mismo tiempo que consideran importante la construcción de empalizadas que fijen parte de la arena vertida. Esto, explican, permitirá la creación de embriones dunares, lo que contribuirá, a la larga, a la estabilidad de la playa. Un hecho que, denuncian, no recoge el proyecto, pese a haberse contemplado durante su redacción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook