Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo

La Imprenta Vila renace transformada en un mercado gastronómico en València

El Mercado San Vicente, que abrirá sus puertas en octubre, pretende convertirse en un referente de los productos valencianos para el turismo

La Imprenta Vila renace transformada en un mercado gastronómico en València

La Imprenta Vila renace transformada en un mercado gastronómico en València

Con más de cien años de historia bajo sus vigas y el aroma de la tinta todavía flotando en el ambiente, pese a que cesó su actividad en 2009, el antiguo edificio de la Imprenta Vila renacerá el próximo mes de octubre transformado en un mercado gastronómico, con productos valencianos de calidad, conservando su esencia original. El Mercado San Vicente es una iniciativa de dos jóvenes empresarios valencianos, David Núñez y Juan Albert, quienes pretenden revitalizar este espacio situado en un enclave privilegiado de València, a pocos metros de la estación del AVE.

Este edificio histórico, escenario del rodaje de películas y series como la vida de Blasco Ibáñez, de Luis García Berlanga, o La isla del holandés, cuenta con unos 3.000 metros cuadrados y una zona ajardinada en el exterior. Además de la creación de empleo directo en su veintena de puestos previstos, los promotores del proyecto destacan que servirá para dar vida al vecindario y ser punto de visita obligada para los turistas, quienes tendrán en un mismo espacio «una representación de toda la cultura gastronómica valenciana», aseguran.

Así, según explica David Núñez, la idea es «apostar por lo local», con productos de kilómetro 0, prácticamente de la huerta valenciana al mercado de San Vicente. Para ello se va colaborar con productores valencianos, con Mercavalencia y con un selecto grupo de especialistas, cada uno de una determinada rama gastronómica. Según adelantan habrá un puesto de cada tipo, tanto de bebida como de comida. De horchata valenciana, otro especializado en cafés, otro de arroz, de pasta, coctelería, vinacoteca, sushi o croquetas. Asimismo, además de venta y exposición se podrán degustar los productos.

Recuperar el estado original

Con una inversión de cerca de tres millones de euros, el proyecto se ha centrado tanto en el aspecto gastronómico como en recuperar el estado original del edificio que albergaba la antigua imprenta. Las obras de rehabilitación y de diseño interior han corrido a cargo del equipo de arquitectos Janfri & Ranchal Studio. De esta forma, para preservar la estructura del inmueble y ser lo menos invasivo posible se está llevando a cabo arquitectura en seco de los puestos, los cuales son prefabricados en un taller externo y atornillados posteriormente a la obra. Además se han eliminado los elementos impropios que a lo largo de estos últimos años se han añadido al edificio, utilizado en la realización de eventos o presentaciones.

Fue precisamente en uno de estos actos, en 2011, donde los promotores del proyecto descubrieron el edificio y se enamoraron de él. «Llevábamos tiempo buscando un local de estas características», reconocen, al mismo tiempo que destacan que su prioridad era «higienizar y salvar el edificio que de otra forma habría caído en ruinas».

De igual modo se van a promover actividades culturales y de barrio, «para que sea un elemento integrador del barrio». El horario será de 10.00 a 24.00 horas y el mercado contará con dos entradas, una desde la calle Maestro Sosa y otra en la calle Mascota. El espacio tendrá una ludoteca donde los padres puedan dejar a sus hijos mientras disfrutan de la gastronomía y una zona de coworking de 900 metros cuadrados prevista en una segunda fase del proyecto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats