16 de julio de 2019
16.07.2019
Ayuntamiento

Los entresijos del pacto de gobierno firmado en València entre PSPV y Compromís

Así queda el reparto de competencias y facultades en todas las áreas municipales tras el acuerdo

16.07.2019 | 16:17
Los entresijos del pacto de gobierno firmado en València entre PSPV y Compromís

A la espera de la presentación del acuerdo programático del nuevo gobierno del Ayuntamiento de València, formado por Compromís y PSPV, la junta de gobierno aprobará hoy en sesión extraordinaria la delegación de facultades y competencias del alcalde, Joan Ribó, donde destaca la vicealcaldesa, la socialista Sandra Gómez, que acapara 45 competencias.

Sandra Gómez sale reforzada con el pacto de gobierno con una capacidad de gestión y carga de trabajo mayores al asumir el área de Desarrollo Urbano, donde tiene por delante numerosos retos, desde el plan del Cabanyal hasta las negociaciones del Parc Central.

Gómez, que mantendrá como coordinador de Urbanismo a Rafa Rubio, tendrá las facultades para la concesión de licencias urbanísticas y de actividad, pero no las de Vivienda (que seguirá desgajada y que gestionará Isabel Lozano).

Gómez visitó ayer la Tabacalera para conocer a su equipo y empezar a familiarizarse con la agenda de su nueva concejalía.

El alcalde, Joan Ribó, delega 32 competencias en el otro vicealcalde, Sergi Campillo, de Compromís, Campillo, delegado del Área de Ecología Urbana, Emergencia Climática, Devesa y Gestión Sostenible de Recursos, quien también acumula un elevado número de competencias en relación al resto de concejales.

En total, Campillo tiene las competencias relacionadas con la pesca y los usos en el lago, así como los informes sobre la repercusión ambiental.

La hasta ahora asesora de Campillo, Luisa Notario, sumará 45 competencias, las mismas que Sandra Gómez, al asumir Gobierno Interior una de las áreas más «duras», con mayor acumulación de expedientes y déficit de personal.

También se aprobará hoy en la junta de gobierno el nombramiento de Notario como presidenta de la mesa de contratación, un disposición clave para que el ayuntamiento vuelva a recuperar el funcionamiento normal tras las elecciones de mayo y casi dos meses de negociaciones para formar nuevo gobierno.

Tras el reparto de competencias está pendiente de resolver el reparto de despachos. Todo apunta a que la vicealcaldesa no se marchará al ayuntamiento de la Tabacalera, en Micer Mascó, donde está la concejalía de Desarrollo Urbano (también la de movilidad sostenible y vivienda) y optará por seguir en el despacho del edificio consistorial para no perder presencia institucional.

Casi dos meses después de las elecciones, los recién llegados al ayuntamiento, como Aaron Cano, Lucia Beamud, Maite Ibañez, Elisa Valía, Emiliano García o Alejandro Ramón todavía no disponen de un espacio propio, tampoco de ordenador, teléfono móvil y firma electrónica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook