Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuntamiento persiste en su intención de cobrar el IBI a la Iglesia

La Ley de Mecenazgo y la dificultad para identificar las propiedades en el catastro entorpecen su tramitación

La previsión del Ayuntamiento de València era la de empezar a cobrar el Impuestos por Bienes Inmuebles (IBI) en la última campaña para el cobro de los mismos que arrancó el 1 de marzo. El concejal de Hacienda aseguró entonces que emitirían los primeros recibos el pasado 30 de abril, dejando a los espacios de culto exentos de pago y centrándose en aquellos que generan una rentabilidad económica, como locales comerciales, garajes y grandes establecimientos, concretamente la Universidad Católica y la clínica La Salud, acogiéndose a varias sentencias que ven en el impago de la Iglesia una «competencia desleal» con otros locales con rentabilidad económica.

No obstante, el ayuntamiento tendrá que hacer frente a varias trabas, como la existencia de la Ley de Mecenazgo a la que se acogen las entidades religiosas para evitar el pago de impuestos, o que en el catastro algunos de los inmuebles no se registran con uso religioso, sino como educativo o cultural, lo cual entorpece la identificación necesaria para la emisión de los respectivos recibos.

Compartir el artículo

stats