Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elena Furió Sanz: Orgullosa heredera de «els Furionets» y dueña del ninot más grande; un toro

Elena Furió Sanz: Orgullosa heredera de «els Furionets»  y dueña del ninot más grande; un toro

Elena Furió Sanz: Orgullosa heredera de «els Furionets» y dueña del ninot más grande; un toro

Los Poblats al Sud son, seguramente, la zona de València que más apellidos autóctonos mantienen, conservan y transmiten. Uno de ellos es el Furió. Porque Elena forma parte de «els Furionets» de Castellar. «Mi abuelo es bastante conocido y ahora tenemos la empresa familiar muy cerca del MN4, Vicente Furió SA, de productos hosteleros». Ella vive en Pinedo pueblo «en primera línea de playa, en una casa de mi bisabuela. Tengo muy buenas vistas todas las mañanas» y de la falla es un poco más al norte, en los Tres Camins. «Mis abuelos paternos se conocieron en una sala de baile que había allí. Me cuentan siempre que mi abuelo, que es nueve años mayor, la sacó a bailar». Y ahí empezó todo. Y de ahí, a la comisión. Aunque para la tradición fallera cuenta mucho la madre, los Sanz, de Torrent, con curiosidad incluida: «Era fallera en una comisión de Alaquàs» y marcó un particular récord de cambio de trono: «Fue fallera mayor infantil y, a los dos años, fallera mayor». «Eran otros tiempos». Ochentas. Elena, por contra, fue fallera mayor infantil en 2008 y ha repetido once años después, aún siendo del grupo de las jóvenes. En Tres Camins, una comisión que ha saboreado la corte dos veces, con Inmaculada Asensi en 1996 y María José Sáez en 2000. Tres Camins es peculiar por donde está, por donde planta, por lo que planta? «no somos una comisión pequeña, que somos más de doscientos». Durante muchos años se especializaron en plantar fallas dedicadas a las cosas del barrio, «pero llevamos un par de años en Experimentales. Nos las han premiado y nos ha gustado». Hasta ahí bien. Lo sorprendente viene ahora. «¿Te lo han contado?». No. Lo va a contar ella. Toda fallera mayor se queda con un ninot de su falla de recuerdo. Hasta ahí todo normal. Pero la suya sólo tenía unos toros de tamaño natural hechos de madera. «Me quedé con uno. Y lo tengo en casa de mi abuelo. Fue todo muy repentino: a mis abuelos también le gustan mucho los toros e incluso fue tratante de ganado». La falla, reses aparte, «tenía sólo una maquetita muy pequeña» (la figura de la Exposición del Ninot) y como no me conformaba, «me llevé uno grande. Está en la casa de Castellar». Estudia Administración y Finanzas, «y estoy trabajando en la empresa familiar». Hobby número uno: «bailar. Salsa y bachata. Cuando empecé, estudiando la ESO, se llevaba el hip-hop y el funk y yo quería la salsa. Me apunté con gente de treinta años, a las diez de la noche. Y yo con catorce. Con lo que tuve que empezar con el hip-hop». Hobby número dos, el otro, el de verdad, de verdad de las buenas, es «Fallas. Leer sobre Fallas». Con lo que este año se ha encontrado como pez en el agua. «Hasta pude estar en la entrega de blusones de Marina y la corte. Me tocó balcón municipal el 1 de marzo?» En la comisión «estoy en la delegación de festejos con la esposa de mi presidente». Y en Facebook, cosa que agradecemos, es fan destacada de Fallas Levante. Sólo para muy falleras.

Compartir el artículo

stats