Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aparición

La rampa histórica del varadero aflora tras el derribo de un edificio de la Copa

El acceso adoquinado para botar barcos se recuperará e integrará en la reurbanización del entorno

El derribo de las oficinas de ACM durante este fin de semana .

El derribo de las oficinas de ACM durante este fin de semana . eduardo ripoll

Los edificios «efímeros» que albergaron las oficinas de la Copa del América han pasado a la historia. Las máquinas excavadoras han trabajado estos días en la demolición de estos edificios liberando así tanto la perspectiva del frente del histórico varadero de la Marina como el recorrido por el anillo interior de la dársena, interrumpido por las instalaciones construidas con motivo de la competición de vela en 2007.

Fuentes del Consorcio València 2007 explicaron que durante los trabajos de demolición se han localizado en buen estado la rampa de adoquín histórica del varadero que ahora se recuperará y pondrá en valor. Será un paso más en la estrategia del nuevo consorcio de recuperar la imagen histórica de la dársena (actual Marina de València) que se perdió o «desdibujó» en parte como consecuencia de la celebración de la Copa del América y la construcción de los edificios de las regatas.

La rampa adoquinada del varadero, cuya concesión para uso de restaurante fue paralizada por el alcalde, Joan Ribó, con la intención de destinar este edifico a sede del Museo Marítimo, se restaurará y mantendrá in situ, aunque no volverá a estar en uso.

Dentro del proyecto de recuperación de espacio público, que será una de las prioridades de este año y el próximo, se incluye la reurbanización del espacio público en el entorno del varadero y del Tinglado 2, una zona que suma 10.000 metros cuadrados y a cuyo diseño optan una docena de empresas. El diseño que se apruebe para este espacio se exportará al de los tinglados 4 y 5, que ya han sido devueltos a la ciudad tras el desmantelamiento de las infraestructuras de la F1.

Además de la recuperación del espacio público y la mejora de la movilidad en el interior de la marina, responsables del Consorcio quieren dar un impulso definitivo a las instalaciones dedicadas a la innovación.

Una de las cuestiones que está aún pendiente de resolver en la Marina de València es el futuro de la parcela de uso hotelero ubicada junto al edificio del Reloj, que finalmente y tras el proceso de participación ciudadana que se han llevado a cabo tendrá usos mixtos, combinando el terciario con el residencial.

También está previsto que el año próximo esté en funcionamiento el nuevo espacio de trabajo («coworking») de la Estación Marítima, un proyecto adjudicado a finales de 2018 a Fosbury and Sons, que debe estar acabado en 2020.

Compartir el artículo

stats