Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balance

La cantidad de excrementos de perro recogidos en la calle se reduce a casi la mitad en los últimos tres años

València disminuye la cantidad de residuos en la vía pública y enseres abandonados en torno al 15 por ciento

La cantidad de excrementos de  perro recogidos en la calle se reduce a casi la mitad en los últimos tres años

La cantidad de excrementos de perro recogidos en la calle se reduce a casi la mitad en los últimos tres años

El personal de las tres contratas de limpieza del Ayuntamiento de València recoge, cada 50 metros de calle, 1,75 kilogramos de residuos de media. Barrenderas y barrenderos también retiran de la vía pública 2,2 excrementos de perro cada 50 metros. Y el servicio de recogida de enseres carga de media 2,12 kilogramos de trastos abandonados por cada kilómetro lineal de bordillo, según datos a los que ha tenido acceso este periódico.

Según las cifras que maneja la concejalía de Residuos Urbanos, dirigida por Sergi Campillo, en València se ha reducido la suciedad en las calles en todos estos parámetros en los últimos cuatro años, consecuencia, según explican, del aumento en un 38 por ciento de los recursos destinados a la limpieza viaria.

El dato que más llama la atención es el referido a la recogida de excrementos de canes, que se ha reducido un 42,7 por ciento en los últimos tres años. Según los datos de la concejalía, el descenso en la «densidad superficial» de deposiciones caninas en las vías públicas ha pasado de un valor de 3,84 excrementos por cada 500 m2 (es decir, 50 metros lineales de calle por 10 de ancho) en el segundo semestre 2016 a 2,20 excrementos/500m2 en primer semestre de 2019, con una mejora considerable en este periodo.

También se ha constatado un descenso de la densidad superficial de residuos en las vías públicas (incluidos restos vegetales), que han pasado de un valor medio anual de 2,015 Kg/500m2 en 2015 a un valor de 1,75 Kg/500m2 en 2018. Así pues, en cuatro años se ha reducido la suciedad a pie de calle en un 13,15 por ciento.

Lo más sorprendente es que de los 1,75 kilogramos de residuos que se recogen a pie de calle de media, 1,12 kilogramos están siempre ahí. Es decir, que la polución ambiental, el polvo, la tierra o los plásticos que mueve el viento, el propio movimiento de

la personas o los vehículos y otro tipo de condicionantes ambientales generan diariamente más de un kilo de suciedad cada 50 metros de calle, una cifra realmente considerable.

En cuanto a los enseres abandonados en la vía pública, los datos hablan de una reducción del 15,87 por ciento en los últimos cuatro años. Se ha pasado de 2,52 enseres (unidades) por cada kilómetro lineal de bordillo en enero 2015 al último valor conocido de 2,12 trastos recogidos en diciembre de 2018.

Campillo aspira a más

El Ayuntamiento de València se apunta parte del éxito gracias al aumento de recursos destinados para a limpieza viaria y la retirada de residuos. «En los últimos cuatro años, con la labor que llevó a cabo mi compañera Pilar Soriano, y que continuamos ahora, hemos promovido un aumento notable y progresivo del presupuesto destinado a la limpieza del espacio público en nuestra ciudad. Esta apuesta con la que cerramos el capítulo de recortes del gobierno anterior del PP, se une a las diversas campañas de sensibilización e información desarrolladas con el objetivo de que entre todas y todos consigamos una València más limpia. Además, cabe destacar el esfuerzo por optimizar el rendimiento de los servicios municipales que nos han permitido alcanzar resultados mejores que queremos mejorar mucho más aún», asegura el concejal delegado Sergi Campillo, también vicealcalde de la ciudad.

Las cifras también demuestran que la concienciación ciudadana ha aumentado en los últimos años, sobre todo en lo relativo a la presencia de excrementos de animales en la calle. Con todo, queda mucho trabajo por hacer, como recuerdan casi a diario las entidades vecinales.

Hay que recordar que el presupuesto municipal de limpieza de València ha pasado de 34 euros por habitual al año en 2015, el más bajo publicado de las ciudades españolas junto con Huelva y Huesca, hasta la cifra actual de 47 ?/hab.año en 2019, con un incremento del 38´23% de los recursos invertidos.

Esta cifra ya se aproxima al tercio central de los presupuestos de limpieza actuales de las principales ciudades españolas que oscilan entre los 32 ?/hab.año de Gijón o Valladolid y los 92 y 106 ?/hab.año de Vitoria y Barcelona, pasando por los 61 y 65 ?/hab.año de Zaragoza y Madrid.

Desde el Govern del Rialto recuerdan que durante el periodo de 2007-2008, marcado por la devastadora crisis económica, se produjeron sucesivos recortes de los presupuestos que llegó a alcanzar una reducción de casi el 50% de los servicios municipales de limpieza hasta 2009, mientras que se produjo una recuperación presupuestaria a partir de 2015.

Compartir el artículo

stats