Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retirada

El ayuntamiento "limpia" de trastos las calles del Cabanyal y la Malva-rosa

En una semana han sido decomisadas cuatro toneladas de enseres abandonados - La policía ha tenido que escoltar algunas intervenciones

Enseres retirados la semana pasada en el Cabanyal.

Enseres retirados la semana pasada en el Cabanyal. a. v.

La batida contra el abandono de muebles y la ocupación habitual de vía pública con enseres domésticos que el nuevo concejal de Limpieza, Sergi Campillo, activó hace una semana en el Cabanyal y la Malva-rosa ha supuesto la retirada y decomiso de más de cuatro toneladas de residuos en siete días. En el Cabanyal se han retirado de las calles 2,2 toneladas de residuos y en la Malva-rosa, en el entorno de las casitas rosas, otras dos. En el Cabanyal se han detectado y actuado en 160 puntos con presencia de enseres abandonados, mientras que en la Malva-rosa se ha intervenido en 50 puntos de abandono. En el primer balance de la campaña facilitado por la Concejalía de Limpieza destacan los 160 puntos de abandono de enseres en los que se ha actuado frente a las seis retiradas programadas (solicitadas por los vecinos) en la misma semana en el Cabanyal.

La retirada de enseres no siempre resulta una tarea fácil para los operarios de la limpieza, que en ocasiones han de ser escoltados por la policía para hacer su trabajo. De hecho, durante la campaña en curso se han registrado 13 incidencias en la Malva-rosa, aunque fuentes municipales destacaron que no se han debido a disputas con los vecinos.

La acumulación y abandono de trastos de todo tipo, desde colchones y sillas hasta carritos de la compra en las calles, es un problema enquistado en las zonas más degradadas y marginales del Cabanyal y de la Malva-rosa y una queja repetida de los vecinos del entorno por los problemas de suciedad, plagas y deterioro del espacio público que lleva asociado.

En el Cabanyal, el refuerzo del servicio en la primera semana de septiembre ha supuesto un incremento del 13% de la cantidad de enseres retirados en relación a la última semana de agosto, en la que se quitaron de las calles 1,9 toneladas de trastos.

El vicealcalde Sergi Campillo ha reiterado que se aplicará mano dura contra el abandono de muebles en la calle advirtiendo de que «cualquier mueble que los servicios de limpieza encuentren en la vía pública sin nadie a cargo «será tratado como residuo» y retirado de manera inmediata. «Todo el mundo debe cumplir las normas», insistió ayer Campillo.

El concejal destacó que se han duplicado los servicios y se está actuando todos los días en las calles de los barrios y puntos que los vecinos han señalado como más conflictivos, tanto por el abandono de muebles como por la presencia de enseres que sin estar abandonados ocupan permanentemente la vía pública y obligan a tener que andar por estas calles esquivando objetos. La campaña, coordinada con la Policía Local, «está dando buenos resultados contra los comportamientos incívicos», dijo Campillo.

Compartir el artículo

stats